30 abr. 2013

IRON MAN: EL DEMONIO EN UNA BOTELLA


A las buenas. No serán pocos aquellos a los que tras el visionado de Iron Man 3 se le avive el apetitito de leer comics del personaje. Así que para poder, en la medida de mis posibilidades, orientar acerca sobre que material buscar, voy a permitirme el lujo de reseñar “Iron Man: El demonio en una botella”.




Este volumen perteneciente a la línea Marvel Gold fue publicado por Panini en el 2010, conteniendo los números USA 120 a 128 USA de The Invincible Iron Man. Estos episodios fueron editados por Marvel Comics entre Marzo y Noviembre de 1979.
El equipo creativo es de los que marcaron una época. David Michellinie y Bob Layton se ocuparon del guión, mientras que John Romita Jr. y Bob Layton (de nuevo) se encargaron del dibujo, aunque Carmine Infantino ilustró uno de los números USA aquí incluidos. Para que os hagáis una idea la importancia de esto autores en la serie es comparable a la de Walter Simonson en Thor o a la de Frank Miller en Daredevil.
Una cosa que quería decir antes de profundizar más en la reseña es que este mismo mes de Abril del 2013 Panini ha puesto a la venta el volumen “Iron Man: A merced de mis amigos” que incluye los números inmediatamente anteriores a los de este tomo. Es más, ya anuncio que Panini va a ir reeditando en Marvel Gold con una periodicidad bimestral toda la étapa de estos autores, así que miel sobre hojuelas. Eso sí, haceos ya con este tomo de “El demonio en una botella”, que no lo van a reeditar y se intercalará entre en el ya mencionado de “A merced de mis amigos” y entre el que sería el tercer tomo de la colección, “El demonio interior”.
Pasando ya al tajo, en el tomo aquí reseñado tenemos el primer encuentro entre Justin Hammer y Tony Stark. Pero ese no es ni mucho menos el peor enemigo al que el hombre tras la máscara de hierro va a tener que hacer frente: su adicción al alcohol va a ser el peor de sus demonios.
En efecto, estos tebeos supusieron un paso adelante en una doble vertiente. Para empezar, hay que tener en cuenta el contexto en el que se fueron publicados. Si bien ya se había tratado el tema de las drogas en el mundillo con casos tan notorios como el de Harry Osborn o el de Roy Harper, está era la primera vez en la uno de los principales personajes de una editorial se daba de bruces en su propia colección de cómics con un problema tan típico del mundo real como es la adicción a una sustancia. (Tened presente que por mucho que los apreciemos, Osborn y Harper son personajes secundarios). Así que podéis apostar estar seguros que el hacer tan humano y dotar de pies de barro a uno de sus principales protagonistas, Marvel logro un hito en la historia. Imaginaos a finales de la década de los setenta lo chocante que sería para un padre que compra un cómic para su hijo descubrir que el héroe que lo protagoniza tiene un problema con la bebida. Tebeos como estos son los que hicieron evolucionar al medio.
Y por otro lado, los autores aportarían una de las principales características que quedarían asociadas ad eternum para el personaje de Tony Stark. Desde ese momento, el que es un alcohólico es uno de los rasgos más definitorios y trascendentales de Iron Man. No el único, ni muchísimo menos, pero sí que es una de las capas por las que se define más notoriamente. De una forma u otra, el alcoholismo ha estado ligado desde entonces a la leyenda de Iron Man. Por cierto, que el episodio 127 USA, el que da título al tomo, fue galardonado en los USA con múltiples premios. Y no es para menos.




Pero no únicamente por el tema del alcohol estos cómics son magistrales. Por un lado tenemos un dinamismo sin igual y unas trepidantes historias repleta de acción en los que este equipo creativo redefinieron la galería de supervillanos de Iron Man (no os perdáis la monumental batalla contra una horda de enemigos, con la que demostró que el hombre de hierro es uno de los héroes más poderosos de Marvel) y encima le añadieron creaciones nuevas a las que enfrentarse, como por ejemplo el Justin Hammer que he mencionado antes. Nada que ver con el de la segunda película del latas, por cierto. El de los tebeos es una amenaza a tener en cuenta.
Además, aportaron un tono más adulto para la serie, metiendo más en la psique de los personajes. Hasta el momento, y mirad que me parece de mis preferidos, Tony Stark había sido un sosainas. Pues sin llegar a niveles de socarronería y frases hilarantes de otros guionistas como Mark Millar o Bendis, Michellinie y Layton le dieron un poco más de vidilla y estilo. Me atrevería a decir que Iron Man alcanzó la edad adulta con estos tebeos.
No olvidemos también que aquí vamos viendo como se desarrollaron los personajes secundarios de nuevo cuño que crearon los autores al aterrizar en Invincible Iron Man: Bethany Cabe, James Rhodes, Bambi Arbogast, etc. Si bien es justo decir que fueron presentados en el volumen cronológicamente anterior, el de “A merced de mis amigos”, aquí es cuando va adquiriendo más carisma y se hacen verdaderamente interesantes.
En cuanto al dibujo, pocos artistas se complementan tan bien como Romita Jr. y Layton. Esta fue una de las primeras colaboraciones regulares del primero, y desde luego dio el do de pecho. Todavía no había adquirido la tendencia a dibujar formas cuadriculadas de la actualidad, sino que era un dibujante con más tendencia a los ángulos. Os recomiendo que peguéis un vistazo al tomo y flipareis. Pese a que se traten de añejos cómics de hace más de treinta años, vais a asombraros de los modernos y espectaculares que parecen, eso os lo garantizo. Nunca he visto armaduras mejor dibujadas, compaginadas con unas escenas de acción de lo más espectaculares. Encima, Layton pone el toque de gracia, rematando la faena con un toque de elegancia y sofisticación. Esta es la versión definitiva de Iron Man.
En conclusión, estos cuadernos son quintaesenciales tanto en lo referido a Iron Man, como a Marvel y hasta me atrevería a decir que para la historia del cómic en general. Lo que es evidente es que no deben faltar en la estantería de ningún fan Marvel que se precio de verlo. Muy recomendados es decir poco.



29 abr. 2013

GUARDIANES DE LA TIERRA: ESTADO DE SITIO


A las buenas. Si en la entrada anterior hablábamos de los Muertos Vivientes de Robert Kirkman, ahora toca hablar de otra de las producciones del guionista: “Los Guardianes de la Tierra”. Para ser exactos de su primer tomo: “Estado de sitio”.




Este primer tomo ha sido editado por Aleta/Dolmen en Abril del 2013. El contenido del mismo son los primeros 6 números USA de la serie “Guarding the Globe” publicados por Image durante el 2012. Los autores de estos cómics son Robert Kirkman y Benito Cereno al guión y Ransom Getty al dibujo, con una colaboración de Kris Anka en el sexto episodio.
Para situarnos, hay que decir que los Guardianes de la Tierra (o Guardianes Globales) es un equipo de superhéroes que nació en las páginas de Invencible. En su primerísima aparición fueron un homenaje a la los siete “grandes” de la Liga de la Justicia que, por razones que obviare, fue un visto y no visto. No mucho después se refundó el grupo con otros miembros y ya hubo más variedad, convirtiéndose en secundarios habituales de la mencionada serie de Invencible. Protagonistas como Rex, Dupli-Kate, Monster Girl o el Inmortal eran prácticamente fijos de la colección.
Ahora, en el primer tomo de su propia cabecera, los Guardianes van a encontrarse con dos inesperadas ausencias en sus filas. Ello les llevará a reorganizar el equipo y a ampliar considerablemente el número de miembros del grupo. Mientras los Guardianes se disponen a medrar y hacerse más fuertes, un nuevo equipo de supervillanos está surgiendo de entre las sombras para liarla parda.
Reconozco que no las tenía todas conmigo a la hora de hacerme con este tomo, ya que pese a que el nombre de Kirkman estaba presente eso de que fuese  únicamente coescritor me traía mala espina. Tuve una experiencia previa con la serie de Brit que digamos que prefiero olvidar. No obstante, me anime a darle una oportunidad a la serie tras pegarle un vistazo a fondo. Y menos mal que he acabado comprándola, añado.
No seré yo quien diga que este es un tomo de compra obligada, ni muchísimo menos. Pero si que voy a deciros con la boca bien grande que es un muy buen tebeo; estupendo para pasar un rato de grata lectura y que os dejará un buen poso. No alcanza el grado de excelencia de Invencible, pero el tono es muy similar.




Bien es cierto que este tomo peca del defecto de querer presentar a demasiados personajes en un número insuficiente de páginas para dar cancha suficiente a todos y cada uno de ellos, pero también es cierto que es únicamente el primer tomo dedicado a los Guardianes. Conque vamos a dar tiempo al tiempo y a esperar futuras entregas a ver si los personajes poco exprimidos en el presente volumen tienen su oportunidad de ser desarrollados como mandan los cánones.
Lo que sí es cierto, es que ya Kirkman ha creado alguno que me ha gustado especialmente, como por ejemplo es el caso de Yeti y del Chupacabras. Vale que no son personajes tan populares como Rick de Walking Dead, Spawn o Harry Potter (con los que se llego a bromear en una campaña publicitaria anunciándolos en tono de broma como parte del grupo) pero sí que son lo suficientemente atractivos como para querer saber más de ellos.
Antes he mencionado que el tono de la serie es similar y reafirmo mi opinión. Son historias con sabor clásico, pero con un toque especial “a lo Kirkman” que ya garantiza que alguna sorpresa va a caer y que el cómic tiene un encanto que os hará leerlo con altas dosis de disfrute.
En cuanto al dibujo, pues también es cierto que está muy en la línea de Ottely, el dibujante titular de Invencible. Ojo, no me refiero a que sean clónicos, pero cierto deje a dicho artista sí que se gastan Getty y Anka. Si acaso esto dibujantes están un poco por debajo en cuanto a calidad de narración, pero no estoy diciendo que sean malos precisamente.
Dibujan a personajes reconocibles, se curran escenas espectaculares y se puede seguir a la perfección la historia. Son agradables a los ojos y el seguimiento de sus dibujos se hace fluido y ameno. Así que en este apartado puede aseverar que el tomo cumple su cometido.
En definitiva, este no es un tomo de compra obligada. Pero sí que lo recomiendo si lo quieres es pasarlo bien con una historia de superhéroes de las de toda la vida. A mí me ha gustado lo suficiente como para querer leer más de estos personajes y para apuntarme a futuros volúmenes de “Guardianes de la Tierra”.



28 abr. 2013

LOS MUERTOS VIVIENTES: ALGO QUE TEMER


A las buenas. Pues para darle vidilla al asunto, vamos a hablar de una de mis colecciones favoritas de cómics: Los Muertos Vivientes. En concreto, del tomo nº 17, el cual lleva por título “Algo que temer”.



El volumen incluye los números 97 a 102 USA de la serie “The Walking Dead” y ha sido editado en España por Planeta De Agostini en Marzo del 2013. Por supuestísimo, los autores continúan siendo Robert Kirkman al guión y Charlie Adlard al dibujo.
Como el que no quiere la cosa, la serie de zombis que más está arrasando en el mundo entero ya ha superado el centenar de entregar y para ese acontecimiento va a parecer un nuevo personaje llamado Negan va a irrumpir en escena, acompañado de su fiel “Lucille”. Eso va a revolucionar el status quo de la serie y es más que posible que no todos sobrevivan a la experiencia. Ni siquiera los personajes más veteranos de la serie se encuentran a salvo…
100 números USA son muchos para una serie, más que suficientes para provocar cansancio tanto por parte de los autores como por parte de los lectores. Afortunadamente, “Los Muertos Vivientes” sigue teniendo un nivel altísimo de calidad que ya quisieran muchos cómics. Eso sí, es indiscutible que la serie no sorprende tanto como en anteriores entregas y se nota cierta repetición de formulas. No obstante, se trata de un cómic de calidad y eso es algo a tener en cuenta.
Robert Kirkman es a día de hoy uno de los escritores con más garra y profesionalidad del mercado. Raro es que un cómic suyo, como mínimo, no sea una lectura más que entretenida. Pues bien, eso sucede con sus “Muertos Vivientes”. Enfrascarse en un nuevo número es toda una experiencia que va desde lo correcto hasta casi al obra maestra. Lo que está claro es que jamás defrauda y por eso es un valor seguro.
El presente tomo vuelve a seguir desarrollando a los personajes de forma más que satisfactoria. A nadie se le escapará la maestría que tiene el guionista a la hora de saber construir la personalidad de sus protagonistas y las capas de caracterización que eso conlleva. Es todo un placer leer como van evolucionando sus criaturas y podéis creedme cuando os digo que los hechos acontecidos en los cómics aquí contenidos son un paso adelante en la mencionada evolución.




Por supuestísimo, la intriga y el ansia por saber que va a suceder a continuación están latentes en cada una de las páginas. Y más que estar latentes, llega a ser una sensación bien presente en cuanto la lectura avanza y se vive cierta escena del Nº 100 USA. He leído comentarios que inciden en que dicho momento recuerdan a la saga del Gobernador. Si realmente es así, lo dejo a juicio de cada uno, pero en todo caso, yo me he quedado igualmente pegado al sillón, pasando las páginas con avidez para averiguar como iba a seguir la trama. Acojonante, en serio. Una demostración más de que la verdadera amenaza de “los Muertos Vivientes” no son los caminantes, sino el propio ser humano.
La historia queda cortada y preparada para seguir en un tomo siguiente que ya promete grandes sorpresas y giros de guión. Los cliffhangers son uno de los recursos más empleados con acierto por Kirkman para que su público espere con ganas las siguientes entregas y aquí vuelve a lograr que servidor ya se muerda hasta los muñones queriendo leer el siguiente tomo.
Como única queja, si es cierto que se empieza a notar un desgaste en el guión de “Los Muertos Vivientes”. Sigue siendo mínima la pérdida de calidad, pero quizás el escritor debería irse planteando a medio plazo el darle un final definitivo a la serie, antes de que el cómic acabe perdiendo la excelencia que le caracteriza.
En cuanto al dibujo, Adlard sigue cumpliendo su labor con profesionalidad. Sigue siendo un excelente narrador y a día de hoy se me antoja imposible el imaginarme la serie sin él. No es un dibujante que quisiera encontrarme, por ejemplo, en una colección de superhéroes al uso, pero en una de ambiente asfixiante y de terror como esta encaja de maravilla.
En definitiva, los Muertos Viviente sigue siendo a día de hoy una lectura casi obligada. Contiene grandes momentos y es una serie muy adictiva. Aunque quizás Kirkman debería irse pensando el acabar con un final redondo a su obra antes de que empiece a desgastarse en exceso. De momento continua siendo una grandísima lectura, eso sí.



27 abr. 2013

IRON MAN 3


A las buenas. Venga, confesad, truhanes. ¿A qué muchos ya imaginabais que hoy en el blog comentaríamos el estreno de una de las películas más esperadas del año? Lo sospeche desde un principio. Si, vamos a hablar de Iron Man 3, recién estrenada el 26 de Abril de 2013. Incluso se ha estrenado en España una semana antes que en los USA.





En eta ocasión Jon Favreau ha cedido los bártulos de la dirección a Shane Black. El reparto se encuentra encabezado por Robert Downey Jr.., acompañado de gente como Ben Kingsley, Gwyneth Paltrow, Don Cheadle, Guy Pearce, Rebecca Hall, James Badge Dale, Stephanie Szostak y Wang Xueqi. Un dato de interés es que pese a que Favreau ya no dirige, sigue encargándose de interpretar a Happy Hogan. ¡Ah! Y no nos olvidemos del tradicional cameo de Stan Lee.
El argumento nos presenta a un Tony Stark que tiene que hacer frente a varios errores de su pasado, mientras que corre el riesgo de perderlo todo. La principal amenaza parece ser un terrorista llamado “El Mandarín”, pero nada es tan sencillo como parece. El hombre llamado Iron Man se prepara a hacer frente a la que será la batalla de su vida.
Esta es la primera peli que Marvel Studios que realiza tras el film de los Vengadores y tras completar la “Fase Uno” de su universo cinematográfico. Y si dicha primera fase fue iniciado con la primera parte de Iron Man, justo es que la segunda fase de el pistoletazo de salida con el cierre de la primera trilogía del vengador dorado.
Lo primero a señalar es que no se nota nada el cambio de Favreau por Black, Vamos, sino llega a ser porque aparece en los títulos de los créditos, servidor que está medio lirón ni se habría percatado porque los estilos de ambos directores son muy similares, impregnando del mismo tono la película. Y creedme, eso es buenísima señal.
Iron Man 3 sigue destilando buen hacer por doquier. Se nota el mismo sentido del humor que está presente de principio a fin del film. (Literalmente hablando, no os perdáis la tradicional escena de detrás de los créditos.) Los diálogos ingeniosos no están para nada descuidados; al contrario el ingenio de Tony Stark es otro de los platos fuertes que deja huella en la película. Quizás en esta película haya más acción que en las dos anteriores, pero no seré yo quien se queje de ello.
Una gran virtud es la de saber dotar de vida propia y de una caracterización exquisita a los personajes. Tony Stark es uno de los protagonistas más logrados de todas las cintas de los Marvel Studios, sino el que  más. Y es que a día de hoy no se me ocurre un mejor Stark  en el cine que el interpretado por Downey Jr, quien ha encontrado al personaje de su vida. Y es que la arrollante personalidad del actor ha hecho suya la de la criatura de ficción: carismático, ingenioso y el tipo con una respuesta para todo.
Pepper sale también reforzada en el film, otorgando más protagonismo a su papel. Los fans de la Paltrow podemos darnos con un canto en los dientes, ya que no se conforma con ser un mero florero decorativo, sino que en esta da juego a saco. Otro tanto ocurre con Don Cheadle, que hace un exquisito papel de compañero de batallas de Downey Jr. Quizás me hubiese gustado verlo más en su papel de Iron Patriot, pero como con lo que sale como James Rhodes cumple, no seré el que yo se queje.




Y lo que han hecho con el Mandarín es uno de los golpes de ingenio más brillantes que he visto en muchísimo tiempo. Realmente me han cogido totalmente por sorpresa con una ocurrencia genial que a la vez es tanto un refuerzo de la parte cómica del film como todo un ejercicio de dejar con la boca abierta al espectador. El caso es que en otra película me parecía una tontería esta caracterización del personaje, pero realizada con la habilidad mostrada en Iron Man 3, es que hasta aplaudo con las orejas. Ben Kingsley es mi ídolo desde ya.
El otro gran villano de la película a mi me ha recordado a una nueva versión del Justin Hammer de la segunda entrega, aunque sin alcanzar la ridiculez de dicho personaje. Este adversario es bastante más temible y llega a demostrar ser un verdadero peligro.
El tema “guiños” a los fans de los cómics está más que cubierto, con referencias a cómics del vengador dorado a mansalva. Los comiqueros casi que mejor se salten este párrafo por si el indicar los tebeos de donde proceden esas referencian les fastidian algún Spoiler. A guiños me refería a cosas como la principal inspiración de la saga Extremis de Warren Ellis (atentos a como se llama el presidente de los USA), el primer annual de los Nuevos Vengadores de Bendis, las Amor Wars II de John Byrne y Romita Jr. (ese Tony y su comparsa Rhodey), la saga de IMA que fue publicada en Iron Man en los USA justo después del 200 USA, los cruces de Civil War de la serie de Iron Man… Y seguro que me dejo alguna referencia fijo. Atentos a la aparición de otro integrante de los Vengadores en la escena posterior a los créditos, donde reaparece un personaje que en dicho film hizo muy buenas migas con Tony Stark.
Recapitulando, nos encontramos con un buen film que aúna acción, humor y buenas interpretaciones. Realmente tiene muchos ingredientes para conseguir que tanto el Marvelita de pro se lo pase de puta madre a la sala como aquel que sólo conoce el Universo Marvel por su versión del cine. Tiene ese toque mágico capaz de hacer que guste a una gran parte de público. A no ser que no te gusten las películas Marvel nada de nada; en ese caso ya puedes preparar tus zapatillas de deporte y salir corriendo de la sala si vas lleno de prejuicios.
Debo confesar que Iron Man 2 se llevo palos por cierta parte de la crítica a la que no  le gusto demasiado la secuela. Sin embargo, a mi no se me caen los anillos por afirmar que me pareció una película redonda que mejoraba la original. A título personal, situaría esa tercera entrega un escalón por debajo de la segunda entrega, pero uno por encima de la primera. La cosa quedaría así en mi ranking personal: “Iron Man 2 -  Iron Man 3- Iron Man”.
Ojo, insisto en que esa calificación es totalmente subjetiva y no se tiene que corresponder para nada a los gustos del gran público. Algo que me ha quedado patente en la sala es que los espectadores se lo han pasado en grande, aplaudiendo a rabiar y riéndose lo suyo con los muchos momentos de humor presentes.
En definitiva, este es un muy buen film que no va a defraudar a nadie. Cumple con lo que promete y ya podéis apostar vuestra armadura de los domingos  a que os lo vais a pasar pipa en el cine. Muy recomendable.




26 abr. 2013

LAS COSAS QUE NO NOS DIJIMOS


A las buenas. Hoy quisiera recomendaros un libro que seguro que hace vuestras delicias: “Las cosas que no nos dijimos”, escrito por Marc Levy.





Eta novela fue publicada en 2008 en Francia, bajo el título original de “Toutes ces choses qu´on ne s´est past dites”. En España llego el libro un año más tarde, en 2009, y desde entonces, debido a su éxito, ha tenido numerosas reediciones.
El argumento del libro es sin duda alguna muy absorbente y emotivo. Julia y su padre, Anthony, no han tenido nunca lo que llamaríamos un trato cordial. Al contrario, tienen una relación de lo más complicada. Cuando ella va a contraer matrimonio con Adam, su prometido, reciben la noticia del fallecimiento de Anthony. Ello llevará a Julia a hacer un viaje de redescubrimiento, acompañada de la persona más inesperada… su padre. ¿Qué quiere eso decir? Pues a leer la novela, chiquilicuatres, y os enterareis.
Es evidente que la tesis de “las cosas que no nos dijimos” es la segunda oportunidad. Segundas oportunidades de poder recuperar el tiempo perdido y de poder expresar esos sentimientos y emociones a alguien amado. Y no me estoy refiriendo únicamente a la relación paterno-filial que mueve los hilos de esta historia, sino a otra oportunidad de reencontrarse con el pasado y poder recuperar el tiempo perdido que surge una vez traspasamos la frontera del primer tercio de la novela… ¿Intrigados? Pues mejor, que era exactamente lo que pretendía.
Es una novela bastante ligerita, que se lee con agrado y que si superas los primeros capítulos no querrás dejar de leer. Engancha cosa mala. Gusta siempre que haya títulos en el mercado que logren hacer que los devores y te emociones con ellos, como es el caso que nos ocupa. Tiene la bondad de ser un libro ameno y fácil de leer pero no por ello quedarse exento de contener emociones y reflexiones tanto a primer como a segundo plano.
Lo cierto es que la protagonista de la historia, Julia, es un personaje que me ha caído bastante antipático. Quisiera recalcar que es una manía mía, puesto que eso es algo muy subjetivo. Los motivos son que a mi juicio es una mujer un tanto chillona, cascarrabias y un poco quejosa. Ojo, que los motivos para que ella sea así se razonan en la obra. Pero eso no quiere decir que sea un mal libro ni muchísimo menos, ya he mencionado varias veces que ha sido muy de mi gusto. Justo quisiera recalcar que si he gozado de un libro con el que no he congeniado con su protagonista, hay que valorar las grandísimas habilidades de hacerme disfrutar. Voy a poneros un símil real: A mí no me gusta el personaje de Namor en los comics. Sin embargo, he sido muy capaz de disfrutar de tebeos como los números de Sal Buscema o los de John Byrne porque son cómics maravillosos. Pues aquí ídem. No me cae bien la protagonista pero eso no impide para nada que disfrute del libro.





Y es que la escritura y prosa de Levy es digna de ser un best-seller. Su estilo es conciso, emotivo y hasta sorprendente. Cualquier lego puede zambullirse en la obra, que se va a recompensar a sí mismo con una lectura que entra muy bien y que va lograr aflorarle más de una emoción.
No puedo dejar de mencionar que el toque de humor del libro lo aporta Stanley, el mejor amigo de Julia, y que todas sus apariciones van acompañadas de una sonrisa por parte del lector. No es que se aun cliché, ni mucho menos, pero el sentido del humor de este hombre es otro de los alicientes de “las cosas que no nos dijimos”. Por cierto, Julia y Anthony también suelen gastarse una ironía, en especial entre ellos, que tampoco es manca.
Es de rigor comentar también ese final inesperado y que da un vuelco completo al libro. Aquí Levy ha dado el todo por el todo y hace que quieras leer una segunda vez la novela, fijándote en detalles que se ven con otros ojos una vez eres conocedor de esa gran revelación. Chapeau por el escritor.
En definitiva, “las cosas que no nos dijimos” es un libro que merece ser leído. A más de uno va a hacernos reflexionar sobre la futilidad del tiempo y sobre las ocasiones que pudieron aprovecharse. Encima, se encuentra a precio reducido, con que ya no tenéis excusa para no deleitaros con su lectura, verdaderos creyentes.
 PD. Quiero agradecer a “ella ya sabe quien” que me regalará un ejemplar de la novela, puesto que me ha proporcionado momentos de reflexión, entrenamiento y emotividad a partes iguales. Muchas gracias.


24 abr. 2013

LOS VENGADORES: EMPERADOR MUERTE


A las buenas. Durante el tiempo en que este blog estuvo “de vacaciones” fueron publicándose o reeditándose cómics a los que merece mucho la pena pegarles un vistazo. Hoy vamos a hablar de una obra que no pude faltar en vuestra colección: Emperador Muerte, guionizada por David Michellinie y dibujada por Bob Hall.




 
Esta Novela Gráfica ha sido reeditada en España por Panini en Febrero del 2013, conteniendo la Marvel Graphic Novel Nº 27, publicada por Marvel durante 1987. Hay que tener presente que en la década de los ochenta, Forum ya edito la Novela Gráfica dentro de un especial de la serie “Marvel Héroes”. Aunque es muy cierto que la actual reedición de Panini es muchísimo mejor que la de Forum, tanto en formato, como en color y en tipo de papel empleado. Vamos, que incluso si poséis la edición Forum (como es mi caso) es más que recomendable hacerse igualmente  con la de Panini.
¿Qué nos cuenta está Novela Gráfica? Pues nada más y nada menos que una historia que mucho lectores creíamos que jamás veríamos: La conquista del mundo por parte del Doctor Muerte. Y advierto que no se trata de una realidad alternativa, ni de un sueño, ni de una historia imaginaria. Es la conquista del Universo Marvel por parte de uno de los peores villanos jamás creados. El lector que haya leído esta sinopsis y no arda en deseos de leer la obra, no tiene sangre en las venas.
Así las cosas, una vez que el Doctor Muerte se haya hecho con el poder mundial, la Tierra vivirá uno de los periodos más relevantes de su existencia… pero, ¿Será para bien o para mal? ¿Alguien tiene la legitimidad moral de derrocar al nuevo Emperador del Mundo? Estás preguntas y muchas más serán tratadas en esta historia. Aunque no necesariamente sus respuestas.
Antes de nada permitidme que le ponga una única pega a “Emperador Muerte”. Para tratarse de un cómic en que el Doctor Muerte logra uno de sus sueños más ansiados, me parece un fallo el que no aparezca ni Reed Richards ni ninguno de los 4 Fantásticos en todo el tebeo. No me negareis que hubiese un gran aliciente ver la reacción de Reed, la archinémesis de Muerte, ante esta situación y algo menos que obligado. Pues ni aparece, ni se le menciona siquiera con la excepción de un flashblack contando el pasado de Muerte. Eso sí, tened en cuenta que es el único “pero” que se le puede encontrar a esta pequeña joya.
Y la llamo joya muy merecidamente. Desde el principio el guión te engancha de mala manera. Si coges este cómic hasta que no te lo leas entero no te lo vas a soltar de lo que atrapa. Tiene muchos puntos positivos, tanto por ser una gran lectura que induce al pensamiento y a la reflexión como por ser una gran epopeya superheroica. Esto sí que es todo un dos por uno.
Como ya he adelantado antes, se plantean grandes cuestiones morales a lo largo de “Emperador Muerte”. Muchas de ellas relacionadas con los derechos y las libertades. ¿Es preferible  vivir una Edad Dorada aún a costa de la libertad de acción y de pensamiento? ¿Aquellos que intenten detenerlo pasarán a la historia como los que le han hecho a la humanidad el mayor favor de todos los tiempos o los que le han causado el peor de los castigos? ¿Merece la pena el control total si nadie se opone a tus actos? No seré yo quien responda a estas cuestiones. E insisto en que muchas de ellas tampoco las responde el cómic que estoy reseñando. Pero si que las plantea y de forma muy inteligente deja que sea el lector el que decida por él mismo la respuesta. Ya digo, esta es una Novela Gráfica que pide que el leyente se involucre en ella. Muy en la línea del Escuadrón Supremo de Mark Gruenwald.





Cuestiones filosóficas y sociológicas aparte, el guionista es un viejo zorro en el arte de escribir cómics y eso se nota. Michellinie cumple de fábula al escribir unos Vengadores que dan gloria leerlos. Son los personajes de toda la vida, comportándose y hablando como tales, nada de versiones descafeinadas. Lo mejor de todo es que el escritor es plenamente consciente de los actos que realizaría cada uno de los protagonistas y sabe muy bien que tecla tocar a la hora de darles vida. A destacar ese Iron Man dubitativo (la debilidad de Tony Stark a la hora de mantener el control o de permitir que otros lo controlen fue una constante del personaje en manos de guionistas como el propio Michellinie o de Kurt Busiek años más tarde), el orgullo y la planificación del propio Doctor Muerte o las decisiones tomadas por Ojo de Halcón son algunos muy buenos ejemplos de lo que digo. La pena es que Reed Richards o los 4 Fantásticos no aparezcan también en la función, pero no se puede tener todo en esta vida…
En cuanto al factor superheroico, pues va también muy bien servido. Tiene intrigas por doquier, las dosis adecuadas de acción y el lector no se va a aburrir en absoluto. Muy al contrario, entre reflexiones varias y acción trepidante, se lo va a pasar mejor que un niño en un parque de atracciones.
Yendo a valorar la parte del dibujo, pues Bob Hall no lo hace nada mal tampoco. Es un dibujante de corte clásico que a mi se me antoja una mezcla entre Sal Buscema y Klaus Janson. Aunque advierto que se trata de una simple opinión personal. En todo caso, es un autor que narra muy bien, sus versiones de los personajes son clásicas y a la vez atemporales y se permite hasta lucirse en alguna escena de acción. No se puede pedir más.
Como conclusión, dejadme que os digo que es una Novela Gráfica que os recomiendo de todo corazón y que no va a defraudar a nadie. Yo me la releo de vez en cuando y no ha perdido ni un ápice a lo largo de los años. Es más, ha ganado virtudes con cada nueva relectura. “Emperador Muerte” es una obra que hay que tener y disfrutar si o si.




23 abr. 2013

OJO DE HALCÓN: SEIS DÍAS EN LA VIDA DE...


A las buenas. Como todos los asiduos del blog sabéis, gusto más de reseñar únicamente aquellas obras, ya sean libros, películas o cómics que me han gustado antes que hacerme mala sangre criticando algo que no. No obstante, voy a hacer hoy una excepción, con matices, con “Ojo de Halcón: Seis días en la vida de…”, editado por Panini en Abril del 2013.




El tomo en cuestión es el primero que ha editado Panini de la nueva serie de Ojo de Halcón y contiene los seis primeros números USA de Hawkeye, publicados por Marvel entre Octubre del 2012 y Febrero del 2013. Los autores de estos tebeos son Matt Fraction al guión y David Aja, con una colaboración de dos números de Javier Pulido, al dibujo.
Estos tebeos nos muestran a lo que hace Clint Barton alias Ojo de Halcón, cuando no se encuentra enfrascado en una de las aventuras de los Vengadores. Acompañado de su ayudante juvenil, Kate Bishop, cuyo alias también es Ojo de Halcón, se encarga de meterse líos constantemente, ya sea en Nueva York o en la indómita Madripur.
El problema principal de estos cómics es que Clint Barton no parece ni el mismo personaje que forma parte de los Vengadores, ni Clint Barton en general. Para empezar, aquí el arquero es mostrado como alguien débil que puede ser derrotado con relativa facilidad por unos meros esbirros y que llega a acojonarse ante la idea de enfrentarse a unos cuantos hombres armados.
Si algo ha caracterizado a Ojo de Halcón es que es un tipo que los tiene muy buen puestos y que no se achanta ante nada y ante nadie. Por no mencionar que ha hecho frente a personajes como Gravitón, el Coleccionista, el Zodiaco o el Barón Zemo, por ejemplo, y ante ellos no se ha rendido, combatiendo con una bravura y valentía sin igual. Por eso ahora choca muchísimo verlo amedrantado antes unos mindundis cualquiera, por muchas pistolas que lleven.




No me cuadra que este debilucho que piensa en abandonar, acojonado por una panda de matones cualquieras, sea el mismo que ha sido líder de los Vengadores Costa Oeste, que ha combatido a alienígenas en el espacio profundo y que con una sonrisa en los labios ha desafiado a la muerte una y otra vez.
Es posible que alguien salte y me diga que lo creíble es que un tío armado únicamente con un arco y unas flechas, se lo piense dos veces ante unos criminales con pistola. Pues dejadme que os diga que eso sería lo increíble y poco lógico en el caso de que ese sea Clint Barton, quien siempre se ha lanzado a la palestra sin importarle contra quien tenia que lanzar sus flechas. ¿O acaso van a ser más unos raterillos que Ultron o Kang el Conquistador?
Muy mal por parte de Fraction el mostrarnos un Ojo de Halcón que se pasa estos cómics recibiendo más palos que una estera, siendo secuestrado o teniendo miedo ante la idea de plantar cara a unos matones. Sé que estoy insistiendo mucho en este punto, pero es que me parece un error garrafal del guionista y creedme si os digo que he rabiado al leer esas situaciones, y eso que no me suelo enfadar leyendo cómics.
Y eso que Fraction cuida muy bien otros aspectos del personaje como su relación maestro/alumna con Kate Bishop, su debilidad por las féminas o esa naturalidad tuya que demuestra en el sexto episodio aquí incluido (a la escena con Tony Stark y el dvd me refiero). Duele especialmente el que una de las capas de Ojo de Halcón sea mancillada cuando el guionista trata con mimo otros aspectos del mismo.
Las historias aquí presentadas están por lo general muy bien escritas. Son aventuras sencillas, con contenido social y que son de lo más entretenidas. Pero tienen el importante defecto de que al leer la caracterización tan inadecuada de Clint, me salgo del tebeo y me impide disfrutar de la lectura de unos cómics que podían haber dado mucho más de sí en caso de estar protagonizadas por, por ejemplo, un personaje de nueva creación.



El plato fuerte del tomo es el dibujo. Aja es un profesional como la copa de un pino y con un estilo deudor del de Mazzucchelli impregna de buen hacer cada una de sus planchas. Es un trazo fino, pero con aspecto de suciedad, lo que le confiere en su conjunto un aire de realismo a la historia.
Las viñetas de este dibujante son una maravilla, ya que parecen secuencias cinematográficas y su narrativa es impecable, de manual. Es perfectamente posible el seguir estos cómics mirando únicamente los dibujos y enterarse de todo. Probad a hacer eso con otros tebeos y ya me diréis si eso tiene o no tiene meritos. Pulido también cumple de fabula y con sus líneas finas y su estilo un tanto cartoon está a la altura de Aja, aunque prefiero el arte del primero.
En resumen, este es un tomo que podría haber dado mucho más de sí. Duele especialmente porque tiene aspectos que son de sobresaliente como el dibujo y algunos aspectos (los menos) del guión. Pero todas sus virtudes se me diluyen cuando me acuerdo de la desastrosa caracterización de un Ojo de Halcón cobarde y debilucho. Es una pena.





22 abr. 2013

MEMORIAS DE UN ZOMBIE ADOLESCENTE


A las buenas. Hoy toca hablar de cine, de una película que sin ser una obra maestra me ha gustado lo suficiente como para recomendarla, así que toca hablar de “Memorias de un Zombie Adolescente” o “Warn Bodies” en su título original.





Este film está basado en la novela “R y Julie”, escrita por Isaac Marion. Lo que viene siendo la película en si esta guionizada y dirigida por Jonathan Levine. El reparto se compone de actores y actrices como Nicholas Hoult, Teresa Palmer, John Malkovich, Rob Corddry, Analeigh Tipton y Dave Franco.
El argumento de “Memorias de un Zombi Adolescente” se centra en la relación entre un Zombi que ha olvidado el nombre que ha tenido en vida y ahora es conocido como “R” y en una chica llamada Julie, la cual es hija de un alto mando militar en un mundo en el que ha sucedido un apocalipsis zombi y apenas queda un reducto de humanos con vida. Las cosas se complican más aún cuando surge el peligro de una amenaza peor que zombis…
He oído muchos comentarios comparando esta peli con Crepúsculo y demás, por lo de una humana que se enamora de un ser sobrenatural y toda la pesca, pero debo decir que muchas de esas quejas me parecen inmerecidas. Si bien es cierto que algunas similitudes son innegables, hay que recordar que la popular saga vampírica no inventó ni muchísimo menos los amores imposibles. Yo me decantaría más por decir que es una versión zombi de Romeo y Julieta, como ya aventura el título original de la novela en la que se basa, “R y Julie”.
Dicho esta importante aclaración, debo reconocer que este es un film bastante interesante y peculiar. En lo que se refiere a la mezcla de géneros, hay que reconocer que es un todoterreno. “Memorias de un Zombie Adolescente” aúna muy acertadamente romance, humor y terror, tocando varios géneros. A poco que sientas interés por varios de los ámbitos aquí tratados, ha de reconocerse que la mezcla produce un resultado la mar de entretenido.
Ahora bien, que luego nadie se me queje de que ha visto una película muy moñas y demás. Si vas al cine tras ver el tráiler o leer la sinopsis donde se deja bien claro que el epicentro de la trama es el amor y luego te quejas de que es muy amorosa, creo que deberías replantearte él según qué cosas antes de pasar por taquilla.
Ojo, que con esto no quiero decir que este film se centre exclusiva y únicamente en tema parejita. Como ya he advertido antes, de eso nada, monadas. Uno de los aspectos con los que más me lo he pasado pipa es con el sentido del humor de la peli. En algunos casos humor algo grueso y puede que de mal gusto (bromear sobre lo que comen los zombies, ya me entendéis) y en otros casos algo más inocente (la escena en la que Julie imita a alguno de los protagonistas, y no digo más).





El terror está presente, aunque en dosis moderadas. Tampoco es que se trate de una película para todos los públicos, ya que alguna escena violenta y típica de zombies tiene, pero son las menos. Es un terror algo light, todo hay que decirlo, pero es inevitable que sea un ingrediente en un producto de estas características. En todo caso, son necesarias y suficientes para dejar conciencia de que género parte toda la mitología aquí tratada.
Un punto flaco de “Memorias de un Zombie adolescente” es que me falla alguna caracterización de personajes, ya que no me termino de creer las motivaciones de Julie y más tras enterarse de algún macabro secreto que le oculta R. Con el corazón en la mano, no veo lógico la reacción que tiene y su comportamiento posterior con el Zombie protagonista tras enterarse de esa macabra acción cometida. Con todo, le perdonamos ese agujero en el guión, por importante que sea, debido a que esta es una película de las que se disfrutan.
El guión es un tanto manido y peca de excesivos clichés, quizás. Pero para mí en este caso no es una queja, sino una virtud. Llega un punto en que te das cuenta de que esto es un homenaje y un despiporre a consta de los romances y de las pelis de terror de zombies, y una vez entras en su juego, quieres ver presentes todos los típicos y tópicos del género en pantalla. Vale que el final es algo muy predecible, pero ¿hoy en día que es realmente original? ¿Y lo bien que te lo has pasado y disfrutado antes de llegar a ese (previsible) final?
Por cierto, yo le hubiese dado más metraje al film, ya que sus 98 minutos se me antojan escasos y algunas situaciones hubiesen merecido alargarse un poco más. Pero tampoco quiero ponerme especialmente quejoso, puesto que con lo que hay lo he pasado teta.
Los actores no lo hacen mal en pantalla, ni muchísimo menos. Al contrario, le he visto muchos meritos cómicos a Hoult, mejorando anteriores papeles suyos como el de Jack Cazagigantes. Teresa Palmer hace el papel de protagonista femenina de forma genial y tiene una vis cómica muy interesante en algún momento. John Malkovich quizás no se luce todo lo que debería y se merece algo más de tiempo en pantalla, puesto que siempre es un placer verlo aparecer.




La dirección es más que apropiada, haciendo especial hincapié en las escenas en las que se trata el ambiente Zombie, explicando muy bien las reglas de este mundo en pantalla. Una virtud es que el guionista y el director son el mismo y eso haga que se plasme en movimiento adecuadamente aquello que estaba previsto para hacer funcionar la historia. Aunque puede que eso haya jugado en su contra, ya que nadie ha intervenido pudiendo paliar posibles fallos en la caracterización, como el que he comentado antes de Julie. No lo sé, eso sólo puede especularlo cada cual.
Importante es hacer mención a que lanza un mensaje buenrollista y de integración de la sociedad de aquello que es diferente, haciendo ver que es posible un cambio. Lo mejor de todo es que no te estampa esto en la cara, sino que es un mensaje entre líneas, listo para ser recogido por aquel que quiera darse por aludido.
Por lo general, es una película que cumple. Tiene algún defectillo que otro, pero nimios en comparación de lo que se disfruta con ella. Yo la recomendaría pero con el matiz añadido de advertir aquello que se va a ver. Eso sí, que quede claro que un servidor ha disfrutado como un enano y el tiempo de su visionado ha pasado volando.




21 abr. 2013

SPIDERMAN: CRISIS EN EL CAMPUS


A las buenas. ¿Cómo de llenas tenéis las carteras, true belivers? Lo digo porque más vale que paséis por vuestro cajero más cercano, ya que en Abril de 2013 ha salido editado por Panini un nuevo Omnigold dedicado a Spiderman, portando por título “Crisis en el Campus”.





El material contenido en este tomaco de 528 páginas es de autentica pata negra, damas y caballeros. Ni más ni menos que los números 59 a 77 USA de Amazing Spider- Man, además del Annual 5 de Amazing Spider-Man y el Magazine a todo color Spectacular Spider-Man Nº 2. Material de culto que fue publicado en los USA por Marvel entre Abril de 1968 y Octubre de 1969.
Y si los cómics aquí presentes son de lujo, los autores van a la zaga. El guionista principal del Omnigold es (redoble de tambores) Stan Lee, el creador del trepamuros, el Padre Fundador del Universo Marvel y uno de los mejores guionistas de Spiderman. Aunque cabe añadir que su hermano Larry Lieber (el nombre con el que nació Stan Lee fue Stanley Lieber) colabora guionizando el Annual Nº 5. El dibujante estrella del recopilatorio es John Romita, maestro de maestros. Como en el caso de Lee, no es el único artista del tomo, ya que John Buscema dibuja algunos episodios y Don Heck se ocupa del remate final de algunos cómics.
Este Omnigold de “Crisis en el Campus” continua directamente del anterior de Spiderman, el de “Días de Gloría” y se encuentra enmarcado, por lo tanto, en la misma gloriosa época. Podemos asistir a los tiempos universitarios de Peter Parker, a la par que continua enfrentándose a supervillanos como los Buitres (si, en plural), el Lagarto o Misterio. Por no mencionar que su peor enemigo, el Duende Vender, está a punto de regresar dispuesto a complicarle la vida y que va a haberse inmerso de lleno en una saga en la que Kingpin y una misteriosa tablilla tendrán mucho que ver. Sin olvidarnos de que por fin le aguarda el descubrimiento del destino final de sus padres… Pero no todo son penas y pesares para nuestro aguerrido lanzarredes, ya que en este mismo tomo vamos a ver como inicia finalmente una relación de noviazgo. Pero, ¿quién se llevará el gato al agua? ¿Mary Jane Watson o Gwen Stacy?
Cómo podréis deducir por mi párrafo anterior, “Crisis en el Campus” contiene algunos cómics que son historia pura de Spiderman. Lo mejor es que la cosa no se queda en que por ser históricos son buenos, sino que son buenos por encontrarse excelentemente escritos y magistralmente dibujados. Si bien Marvel posee mucha magia en la Edad de Plata del Cómic, reconozco que está es mi serie fetiche.







Para empezar, hay que decir que el guión de Stan Lee es de los mejores trabajos de su carrera. El guionista conjuga aventura, drama y sentido del humor como nadie. Es tan apasionante poder seguir el día a día de Peter, sus líos amorosos y sus entramados con los personajes secundarios (Harry, Flash, J. Jonah Jamenson, Tía May, etc.) como las batallas con los supervillanos. Ese es el toque de oro de Lee, el poder narrar aventuras de primera conjugadas con una profunda dedicación a la caracterización de personajes.
Además, si hay una serie donde Stan Lee puso énfasis en el aspecto costumbrista, esa es Amazing Spider-Man, fiel reflejo de su época como pocas. Ya en la portada y en el título de este tomo recopilatorio queda eso más que patente, con un Spiderman que se ve envuelto en asuntos sociales como las manifestaciones estudiantes en las universidades. Otro de los aspectos de la sociedad norteamericana que estaba en alza en aquellas fechas era el auge de las discotecas donde los jóvenes iban a “menear el esqueleto”, que diría Ibáñez. Pues bien Lee entrelaza una de sus tramas con precisamente las discotecas. ¿Quién dijo que estos tebeos no eran hijos de su tiempo?
Por supuesto, tratándose de cómics de Spiderman, no pueden faltar las escenas puras y duras de acción con Spidey haciendo piruetas imposibles para enfrentarse a supervillanos. Pero como he apuntando hace unos cuantos párrafos, uno de los grandes méritos de la colección es que importan tantos los momentos bajo la máscara como cuando la porta.
Mención especial se merecen tanto el annual 5 de Amazing Spider-Man en el que se trata el tema de sus padres como el inicio oficial de la relación de pareja que por fin da comienzo en “Crisis en el Campus”. Aquellos nuevos aficionados que se hayan acercado al personaje por el film de “Amazing Spider-Man” pueden verse complacidos, ya que aquí se incluyen comics que ejercen de elementos clave que inspiraron dicha película. Así que, aviso para navegantes, este es un momento ideal para empezar a leer a Spiderman.
En cuanto al dibujo, pues debo decir que es una delicia y que no ha envejecido para nada y eso que hace más de cuarenta años que se publicaron originalmente estos tebeos. Esa es la tremenda habilidad de John Romita, autor que realiza para un servidor (con permiso de Steve Ditko) la versión definitiva de Spidey. Romita es un artista que dota de belleza a todos y cada uno de los cuadernos en los que trabaja. Esa es la palabra clave para entender el arte de John Romita: Belleza.







Tanto da que se encargue de dotar de vida y movimiento a Spiderman y a toda su troupe de villanos como a Peter Parker y a su panda de personajes secundarios. Aquí se aplican las reglas que ya he nombrado en los referente a Stan Lee: tanto la parte superheroica como la personal son de una calidad inmensa. En lo que se refiere a Romita, ambas partes están dibujadas con un estilo que es imposible de describir con palabras de lo hermoso que es.
La dinámica de las planchas es inmejorable, con viñetas que parece que cobran vida de la fidelidad con la que reproducen la acción. Y todo esto sin nombrar a las féminas que dibuja Romita, que son su especialidad. Se nota que este hombre venia de dibujar cómics románticos, porque a día de hoy sigo afirmando que las mejores mujeres que he visto en tebeos, han sido las dibujadas por este señor.
Pero no me seáis malpensados, que además de dibujar magnificas mujeres, Romita tiene muchas otras virtudes, tales como un diseño excepcional, unos personajes muy humanos y unas impactantes escenas de movimiento y espectacularidad.
No puedo dejar tampoco de alabar a John Buscema por sus episodios aquí incluidos, los cuales tienen las muchas cualidades que el grueso de su obra, empezando por un realismo innato, pasando por una presencia gráfica impecable y culminando en un arte con influencias del Renacimiento.
En definitiva, este tomo es todo un imprescindible en toda tebeoteca de fan de Spiderman que se precie de serlo, tanto por la inmensa calidad sin igual de las historias aquí contenidas, como por el buen hacer de los autores implicados, los cuales son leyendas del mundo del cómic.
Y encima, Panini vuelve a hacer una edición de autentico lujo y muy cuidada, con buen papel, que no pesa nada en proporción al número de páginas del Omnigold y con un coloreado que hace justicia a los tebeos aquí presentes. Un diez para la editorial.





20 abr. 2013

DOCTOR EXTRAÑO & DOCTOR MUERTE: TRIUNFO Y TORMENTO


A las buenas. Hoy voy a reseñar una Novela Gráfica a la que me apetecía hincarle el diente desde hacía nada más y nada menos que unos 20 años, que se dice pronto. Protagonizada por el Doctor Extraño y el Doctor Muerte, nos ha llegado, “Triunfo y Tormento”, con Roger Stern al guión y Mike Mignola al dibujo.





El título original de la obra es “Triumph and Torment” y fue editada por Marvel durante 1989. En su momento, Forum la publicó a principios de la década de 1990. Siempre me llamó la atención, pero lamentablemente me pilló muy pequeño y se me escapó. Ahora que ha sido reeditada por Panini en Abril del 2013, no he dudado en hacerme con la Novela Gráfica.
El argumento ya es de los que llaman la atención. Por circunstancias extremas, se alían el Doctor Extraño y el Doctor Muerte para emprender una cruzada que les llevará a adentrarse en el reino infernal de Mefisto. Casi nada, los dos Doctores más famosos de Marvel juntos contra el señor del averno.
Ya desde pequeño me llamaba la atención esta historia en la que se prometía un descenso a los infiernos de uno de los villanos más carismáticos de Marvel y una vez leída por fin he de decir que me ha merecido muchísimo la pena y que recomiendo efusivamente su lectura.
Para empezar, el guionista es Roger Stern, lo cual es sinónimo de un trabajo con un nivel de calidad altísimo. Recordemos que este guionista ya había tratado con anterioridad al Doctor Extraño en una de las mejores étapas de todos los tiempos de este personaje, en la que ya demostró que se manejaba excelentemente en territorios místicos. La obra que nos ocupa no es una excepción, ya que es de algo puede presumir la Novela Gráfica.
Por no mencionar que se nota que Stern es uno de los guionistas bien llamados enciclopédicos, ya que establece con hábil maestría una serie de paralelismo y diferencias vitales entre Muerte y Extraño, a la par que ilustra al lector novato y se ocupa de refrescar la memoria al veterano. Estoy seguro que a los conocedores de la prosa de Stern no les extrañará que señale lo bien que este escriba maneja la continuidad.





Y me quito el sombrero ante la habilidad de sorprender hasta el más pintado con los giros que toma el guión. La resolución final es de nota y a mí al menos me ha cogido totalmente de sorpresa. Lo mejor de todo es que, a la vez que sorprende, sabe transmitir que conoce y comprende a los personajes con los que trabaja. Me repito, para que quede claro: Sorprende y a la vez es fiel a los protagonistas. ¿Qué quiere eso decir? Pues que es un guionista cojonudo.
En cuanto al dibujo, pues tenemos por estos lares a Mike Mignola, un dibujante especializado en cómics de temática infernal, como demostró su Hellboy. Pero dejadme que os cuente un secreto: este cómic es anterior a dicha obra y muchos de los cimientos que posteriormente se solidificaron en Hellboy ya fueron puestos en estas planchas.
Vamos, que lo del ambiente gótico y en cierto modo infernal, ya lo ensayó Mignola en “Triunfo y Tormento”. Puede que gráficamente hablando no sea un dibujante ducho en anatomía y en los cánones clásicos, pero ni falta que le hace.
Con lo impresionante y atrapante de su arte, con un grafismo que tiende hacia unas páginas con toques sombríos, funciona como un mecanismo de relojería en una historia infernal como la aquí presente. Las páginas de ambos doctores en el infierno son para nota. Sin duda, Mignola aquí ya apuntaba grandes maneras.
Debo de decir que después de leer con dos décadas este cómic lo he disfrutado como un chiquillo y me ha encantado. Si sois marvelitas de pro o fans de Mignola no puede faltar en vuestra colección. Puede que os llevéis una gratísima sorpresa.