13 ago. 2012

TED


Pues hoy he acudido de nuevo al cine y se confirma que este verano la cartelera está poblada de películas excelentes. Una nueva prueba de esa afirmación es “Ted” el primer film del aclamado Seth Mc Farlane.





¿Y qué nos encontramos? Pues la inverosímil pero alocada historia en la que un oso de peluche cobra vida y se convierte en uno de los personajes más irreverentes y divertidos que ha parido el cine en la última década.
Antes de nada, me gustaría decir que he observado ciertas similitudes más que evidentes entre Ted y otros personajes de índole semejante que han pasado tanto por la pequeña como la gran pantalla, caso del popular icono televisivo conocido como Mr. Floppy de la ya añeja “Infelices para Siempre” o incluso de creaciones más recientes como el alienígena “Paul”, quien visitó los cines el pasado verano. Por supuesto, existen otros referentes, pero estos han sido los que me han venido a la mente viendo la película.
Pero estos referentes que he mencionado antes, son lo de menos. Ted tiene vida propia, nunca mejor dicho, y su atronadora personalidad es la que puebla la obra. Hay que reconocer que Mc Farlane ha sabido entrar por la puerta grande, creando un personaje grandioso (reíros del chiste malo).
Ni que decir tiene que está no es una película para niños, por mucho que el protagonista sea un, en apariencia, osito dulce de peluche. Quien quiera llevar a sus hijos a que pasen una calurosa tarde de verano en el cine tienen opciones muchísimo más adecuadas para entretener a sus criaturas. Ted, tanto la película como el personaje, son todo un ejemplo de irreverencia. Chonis, drogas, pasotes, tacos, humor escatológico, referencias a la cultura popular en general y a la ciencia ficción en particular… Todo eso es “Ted”.
Si uno conoce mínimamente la producción televisiva del director no habrá supuesto una sorpresa el contenido del film. El humor impregna de cabo a rabo la obra. Humor escatológico, insisto. Pero del bueno. Del que te hace reírte sin complejos absurdos y soltar unas buenas carcajadas. Soy un admirador del llamado humor “inteligente”, pero en ocasiones sienta de puta madre poder reírse y partirse la caja a gusto con una película como “Ted”. Te ríes desde las entrañas.







Me niego en redondo a soltar ningún Spoiler sobre las escenas que pueblan el metraje son demasiado descacharrantes como para haceros el feo de arruinároslas. Tenías que verlas por vosotros mismos. Ya sabéis aquello tan manido de que si te explican un chiste este pierde su gracia. Tan sólo diré que no hay ningún tema sagrado y que está es una película sin ninguna clase de tabú.
Los  amantes de cierta película popular ochentera de ciencia ficción van a tener su momento de gloria y van a disfrutar de lo lindo, eso garantizado. Y que conste que me estoy mordiendo la lengua para no chafar a nadie algunas de las grandes sorpresas y gags que guarda el film.
Un aspecto importante de la trama es el factor “amor”, ya sea el de una amistad entre dos amigos o el que implica una relación de pareja. Lo mejor de todo es que este ingrediente no entorpece el desarrollo y el avance del argumento, al contrario lo engrandece y complementa a la perfección la obra. No todo iban a ser risas y carcajadas.
He visto “Ted” en versión doblada y entrando a juzgar el doblaje, he de decir que la voz de Santi Millán no me ha desagradado, me da el pego perfectamente. Incluso añaden una serie de chistes y referencias patrias que a buen seguro no se encuentran en la versión original. Pero, oigan, a mi me han sacado unas buenas risas. Así que no voy a ser yo el que se queje.
Para concluir, diré que le voy a dar un diez tan ricamente a la película. A mí me ha encantado, pareciéndome una Obra Maestra y no me voy a andar con falsas modestias ni hipocresías. Me parece una película redonda, me lo he pasado en grande con ella, así que le casco un diez con un par de narices.






4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. A mí sí que me molestó ciertos aspectos de la historia de amor (la chica intenta cambiar al tío todo el tiempo, cuando el tío tampoco es que haga nada del otro mundo en cuando a inmadurez) pero dejando eso de lado, totalmente de acuerdo.

    Una de las pelis más divertida del año, perfecta para fans de MacFarlane. ¡Y menuda coña con Flash Gordon! xD

    Y a mí, al final, tampoco me desagradó el doblaje de Santi Millán, la verdad.

    Cojonuda reseña.

    ResponderEliminar
  2. Pues si, una de las peliculas, junto a la última de American Pie, con las que más me he reido este año.

    Lo que me choca es la gente que la tacha de demasiado irreverente y de humor demasiado de sal gruesa. A lo que yo digo: ¿Es qué la gente no se informa de lo que va a ver en el cine?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje creo que no.
      Yo he llegado a leer críticas de quienes no soportan el trabajo de MacFarlane y han ido a ver la peli. Incomprensible...

      Eliminar
    2. ¿Masoquismo cinematográfico, quizás? Jejejeje

      Eliminar