10 mar. 2013

BATMAN: MI PRINCIPIO ... Y MI PROBABLE FIN


Una añeja publicidad que data ya de varios lustros decía tal que así: “El espectáculo se llama Alan Davis”. Y esa es una frase que encaja como un guante en el tomo “Batman: Mi principio… y mi probable fin”, que acaba de editar ECC en Marzo del 2013, dentro de la colección Grandes Autores de Batman.







Y vaya si son grandes autores los que se ocupan de los episodios aquí incluidos. Nada más y nada menos que el clásico Mike W. Barr escribiendo y el fantabuloso Alan Davis dibujando. Este tándem (con una ayuda de Carmine Infantino y Terry Beaty dibujando unas páginas de uno de los episodios) se ocupan de los aquí recopilados Detective Comics 569 a 574, publicados en los USA entre Diciembre de 1986 y Mayo de 1987. Conviene mencionar que la añeja y añorada Ediciones Zinco ya editó estos tebeos en los primeros números de su volumen 2 de la serie de Batman.
¿Y qué nos vamos a encontrar en estos cómics? Ante todo, diversión. Son unas historias en las que el Dúo Dinámico por excelencia, Batman y Robin, se enfrentan a algunos de sus más clásicos enemigos, como el Joker, el Sombrerero Loco, Catwoman o el Espantapájaros. ¿Eso significa que este tomito es más de lo mismo? Pues no, mire usted. Son cómics muy bien hechos, con un sentido de la aventura, la diversión y la maravilla por encima de la media.
En los momentos en los que se publicaron estos números por primera vez, Batman se encontraba en pleno proceso de remodelación. Sí, me refiero a la que sufrió el personaje con motivo de las traídas y llevadas Crisis en Tierras Infinitas, donde el Caballero Oscuro paso a ser un personaje más oscuro y trágico si cabe. Por eso, sorprendió a los lectores que en esa vorágine de oscuridad, los autores osasen desmarcarse con unos tebeos con un sabor clásico, donde la diversión es la pauta a seguir.










Bien es cierto que en el último de los episodios aquí incluidos la cosa se vuelve más oscura por razones que ahora no spoilearé y se hace una magistral recapitulación de ciertos aspectos de los orígenes de Batman. Y más oscura que se volverá la cosa en Batman Año Dos, pero esa es otra historia…
La idea principal es que Mike W. Barr escribe unos números muy buenos, con sabor añejo y con toques camp. Donde el lector tiene la garantía de que se lo va a pasar pipa leyéndolos. Por no mencionar que Alan Davis dibuja y no es menester que diga que todo lo que toca ese hombre es digno de elogio, con ese trazo de líneas finas y claras; por no mencionar una dinámica visual más que evidente.
¿Son tebeos buenos los aquí reseñados? Sin duda alguna. ¿Son imprescindibles en la trayectoria de Batman y Robin? En cierto modo, si. ¿Son recomendables? Por supuestísimo. Soy completamente sincero al decir que leyendo estos cómics he disfrutado de un comic de Batman como hacía tiempo que no lo hacía (sin menospreciar en ningún momento la labor de autores actuales del personaje como Snyder, Tomasi o Morrison). Así que si quieres una lectura como las de antes de Batman, donde lo importante es la diversión y la aventura bien condensadas en tebeos sencillitos pero muy amenos, no te pierdas este tomo.







8 comentarios:

  1. Hombre, cuanto tiempo sin saber de ti!! Me alegro que al fin hayas sacado tiempo para volver a este tu blog y nada mejor que hacerlo con tan excelentes comics! Yo los descubrí en su versión original de Zinco por lo que dudo que termine por hacerme con esta nueva edición (el dinero y el espacio para guardar comics siempre ha sido finito) pero me alegro que pongan a disposición de todo el público unos tebeos tan divertidos y con tanta calidad!

    ResponderEliminar
  2. Por desgracia, no puedo asegurar cada cuanto sacare entradas y me sabe mal no poder asegurar la frecuencia de salida de nuevas reseñas, pero la idea es retomar en la medida de lo posible Delirios de Grandeza :) Eso si, prometo no descuidar el blog demasiado tiempo.

    En verdad ECC ha tenido un golpe de genio a la hora de elegir reeditar estos tebeos, ya que pese a su genialidad me da a mi que la etapa de Barr y Davis no es de las más conocidas entre el gran público, pese a su calidad.

    Una cosa que esperemos que cambie con la edición de este fastuoso tomo, puesto que los comic incluidos así lo merecen.

    ResponderEliminar
  3. Yo también me alegro de tu vuelta :),si las reseñas transmiten tanto la pasión por los comics como esta me conformo con que des señales de vida una o dos veces al añoXD
    PD:"Bien es cierto que en el último de los episodios aquí incluidos la cosa se vuelve más oscura por razones que ahora no spoilearé"

    ¿Los motivos tienen algo que ver con la portada del comic?Solo por curiosidad....

    ResponderEliminar
  4. No siempre comento pero me gusta este blog y las ganas de comics que se ven detrás. Actualices cuando actualices hay seguidores que estarán por aquí cuando toque.

    ResponderEliminar
  5. David G. no tengo el placer de conocerle en persona pero soy seguidor asidual de "delirios de grandeza", tengo 1a duda acerca de la publicación oficial del tomo "Poder Absoluto" (del cual tengo entendido que participas) han postpuesto la fecha en varias ocasiones, gracias ;)

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Xavi. Es un placer igualmente el volver por estas lindes :)

    Si, tiene que ver con los motivos de la portada, aunque no confundamos este tomo con "Una muerte en la familia" que los tiros no van por alli jejejejeje Digamos que ambas historias, esta de Davis y la recien mencionada de "Una Muerte en la Familia" beben amabas de "Robin muerte al Amanercer".... sin que no necesariamente todas estas historias hayan de tener un funesto final.

    ResponderEliminar
  7. S: Muchisimas gracias por tus ánimos. No quiero defraudar a nadie y espero poder sacar entradas a menudo. Muchas gracias, insisto, por rus palabras :)

    ResponderEliminar
  8. Anonimo: Muchas gracias tanto por seguir el blog como por interesarte por el libro. Pues el libro de "Avengers: Poder Absoluto" debe salir a la venta el día 22 de este mismo mes. Crucemos los dedos de las manos y de los pies :)

    ResponderEliminar