30 mar. 2013

JACK EL CAZA GIGANTES


A las buenas. Hace tiempo que no toco el tema del cine en el blog, así que aprovechando que este fin de semana es más largo de lo habitual debido a la Semana Santa me dispongo a animaros a que acudáis a ver una película en pantalla grande: Jack el Caza Gigantes.





Este film se encuentra dirigido por Bryan Singer, que seguro que os suena de X-Men, Verano de Corrupción, Sospechosos Habituales o Superman Returns. Lo protagonizan Nicholas Hoult, Ewan Mc Gregor, Bill Nasty, Ian McShane y Eddie Marshan.
Como muchos os habréis imaginado esta película es una actualización del cásico cuento de Jack y las Habichuelas, siguiendo la moderna estela de versionar las fábulas de toda la vida, con cierta perspectiva sombría. Es decir, aquí nos vamos a encontrar con la historia de Jack, un muchacho de clase baja que consigue unas habichuelas mediante las cuales… bueno, para que seguir. ¿Queda alguien realmente qué no conozca este tradicional cuento acerca de una planta gigante? Lo que no es tan tradicional es que los gigantes formen un… bueno, no cuento nada más, que esta peli hay que verla y disfrutarla.
Me vais a perdonar que me ponga a divagar pero quisiera contar una anécdota relacionada con el visionado de este film. Tanto disfruto de la película un niño de cinco años con el que la vi que al acabar la proyección se lanzo literalmente contra la pantalla del cine. Y eso que la vimos en la versión en 2D. Tal fue su entusiasmo en lo referido a las aventuras de Jack. No es para menos, damas y caballeros. Que servidor va camino de los 30 y también disfruto lo suyo.
En efecto, recomiendo efusivamente esta película. Para empezar, su argumento me cautivó. Pese a, como ya he esbozado más arriba, que se trate de una fábula tradicional, los responsables del guión han tenido a bien el dotar al mismo de unos giros argumentales en algunos casos más que sorprendentes. Y, lo más importante, es el ritmo de la historia. En concreto lo bien llevado que está; en ningún momento decae y mantiene al espectador enganchado. Por ponerle un pequeño pero, diríase que la parte romántica del film es algo tópica y de manual. Pero que eso no os enganche, que es un detalle menor y no empaña el divertimento puro y duro que supone Jack el Caza Gigantes.






Singer ha dado en el clavo, con una obra que destaca por tener cierto eco de décadas pasadas  en las que parece que el cine de aventuras con toques fantásticos campaba a sus anchas. Sin olvidar las cuasi obligadas referencias al Señor de los Anillos que parece tener toda producción de estas características de un tiempo a esta parte.
Los personajes del film son los típicos y tópicos, pero aquí se nota el buen hacer del director al dotarlos de personalidades bien definidas y mostrando sus motivaciones. Tal cosa se traduce en que no tardas en identificarte con ellos.
Otro aspecto a destacar es lo bien que están hechos los gigantes del film. No me refiero únicamente al aspecto técnico, que también, sino a como en unos minutos logran que te rías de ellos, que te repugnen y a la vez que los temas. Y que unos personajes produzcan esa mezcla de sensaciones es todo un prodigio y una señal de buen hacer.
Insisto en lo que he comentado antes, los toques de humor no van a faltar en esta película, pero tampoco los momentos trepidantes, y hasta los sentimentales. Y los giros del guión son bastante endiablados en el buen sentido, ya que pillan por sorpresa y hacen que la emoción no cese.
Los actores cumplen, si bien quisiera destacar la labor de McGregor. Si bien no es el protagonista, si que se le nota su buen oficio ante las cámaras y que es un actor a tener siempre en cuenta. Si acaso, y poniéndome muy pejiguero, el malo “humano” me pareció un poco sobreactuado, pero son gajes del oficio. Por regla general, cumplen sobradamente en esta película.
De efectos especiales va bien servida y logra ser espectacular. Aclaro que vi la proyección en la versión de 2D, así que ni idea como será este film en 3D. Pero desde luego en dos dimensiones no defrauda. Los gigantes dan el tipo. Y secuencias como en la que entra en escena la famosa planta gigante me han convencido totalmente.
En conclusión, Jack el Caza Gigantes me parece una película muy recomendable, disfrutable y un título a tener en cuenta si lo que se busca es pasar cerca de dos horas de diversión. Desde luego, servidor va a comprarse este título cuando salga en formato doméstico para revivir las andanzas de Jack y su tropa. Una película en la que Bryan Singer me ha dejado un inmejorable sabor de boca.



29 mar. 2013

MARVEL HÉROES: INTEGRAL DE LOS 4 FANTÁSTICOS DE WALTER SIMONSON


A las buenas. Pues hoy me gustaría comentar un tomo recién editado por Panini este Marzo de 2013. Dentro del coleccionable Marvel Héroes, acaba de salir un integral dedicado a los 4 Fantásticos de Walter Simonson.





Haciendo honor a su nombre, el tomaco contiene integra todo la etapa de Walter Simonson como autor completo de la serie, esto es, los números 334 a 354 de Fantastic Four, con la excepción del 342 y 351, que no vienen incluidos en la recopilación puesto que se trataban de fill-ins de relleno. Este material fue publicado en los USA entre Diciembre de 1989 y Julio de 1991.
Hay que decir que pese a que Simonson hace la de Juan Palomo (yo me lo guiso y yo me lo como) en el recopilatorio, los primeros episodios están dibujados por el clásico Rich Blucker y por Ron Lim, amén de incluir una legendaria saga dibujada por el maestro de maestros Arthur Adams. Por cierto, se da la circunstancia de que Simonson paso a ser autor competo de Fantastic Four en el 337 USA, al igual que lo fue de Thor en el 337 USA de la serie del Dios de Trueno.
¿Y qué historias nos vamos a encontrar? Pues ojo al dato, que no tienen desperdicio. Desde un claro antecedente  a la Civil War (20 años antes de que se publicase el evento de marras) en la que los 4F se oponen a una ley de registro a una muy entretenida historia de una organización dedicada a los viajes temporales. Todo esto pasando por más historias de viajes temporales (en los que ataba cabos sueltos de sus números de Vengadores y de Thor) pasando por mundos alternativos de propina, sin olvidarnos de uno de los combates más originales jamás librados contra el Doctor Muerte. Y por supuestísimo, no puedo dejar de mencionar la divertidísima aventura en la que el grupo es sustituido por Spiderman, Lobezno, Hulk y el Motorista Fantasma.





Me gustaría comentar un par de curiosidades argumentales. Eso sí, señalando convenientemente que los siguientes párrafos de la reseña contienen SPOILERS. Avisado queda para navegantes. La primera curiosidad es que en este integral Reed Richards aparece defendiendo una postura absolutamente contraria a la que un par de décadas más tarde apoyaría durante la Civil War. Otra curiosidad es que en estos tebeos Simonson aventura que los 4 Fantásticos hacía como casi 300 números, desde la mítica historia de “Asalto al Edificio Baxter”, que no se enfrentaban al auténtico Doctor Muerte, sino a robots usurpando la identidad del bueno de Victor. Esta idea quedó rápidamente descartada por autores posteriores que pasaron por la serie, ignorando por completo el tema. Lástima, era una idea muy interesante.
Un detalle pintoresco es que los miembros de la organización de los viajes temporales son un homenaje al tristemente fallecido Mark Gruenwald, un autentico experto en continuidad Marvel y uno de los escritores que más tiempo se han ocupado de la serie del Capitán América, entre otras cosas.
También quisiera mencionar que originalmente se pensó que Spiderman hiciese una aparición estelar en la serie. A partir de ahí, la idea evolucionó a los 4F sustitutos fuesen los héroes más comerciales de principios de los noventa: Spiderman, Lobezno, el Motorista Fantasma y Punisher. Aunque a última hora Simonson y Adams sustituyeron a este último por Hulk, ya que este último encajaba mejor con la serie de los 4 Fantásticos que Frank Castle. Con todo, Punisher se resignaría a un breve cameo en la historia. Y hasta aquí hemos llegado destripando detalles de las historias, así que FIN DE LOS SPOILERS.





En cuanto al guión, pues Walt Simonson se marca unos tebeos muy divertidos, todo hay que decirlo. Se nota que el autor tenía ganas de contar historias con un componente importante de ciencia ficción y de eso estos cómics están plagados. Pero siempre realizado de forma inteligente y dotado de un componente de aventuras y de diversión que convierten a estos números en una lectura de lo más disfrutable. Debo decir que encima es una lectura que ha envejecido más que bien y les encuentro más valor ahora a estos números que en el momento de su publicación original. Y es que los buenos tebeos son como el buen vino, que mejoran con los años.
Quisiera destacar además que los personajes se encuentran perfectamente definidos y el bueno de Simonson los hace la mar de accesibles. Sus diálogos son casi perfectos y, como he mencionado antes, no escasea la diversión. Ni el humor, ya puestos. No os perdáis a ese Ben Grimm que homenajea con todas las de la ley a Han Solo, copiándole alguna que otra frase.
Sobre el dibujo, pues antetodo decir que Simonson tiene un estilo muy peculiar. A servidor en particular le enloquece la narrativa que tiene, ese diseño de personajes tan personal y como es capaz de destilar un estilo clásico pero a la vez muy potente. Realmente, la magia de Marvel se palpa en estos tebeos, con un dibujo que encaja y produce sinergia a su guión, al ser Simonson el autor completo. Eso sí, pese a que un nivel inferior, Buckler y Lim no lo hacen mal en los escasos episodios que colaboran. Y de Adams, que decir que no se haya dicho ya. Es uno de los más grandes dibujantes de la industria, con su estilo muy amerimanga, y su saga de los Nuevos 4 Fantásticos me parece lo mejor de este integral.





En definitiva, nos encontramos con un tomo que contiene una etapa particularmente imaginativa de los 4 Fantásticos. No son los mejores números del cuarteto (los de Lee y Kirby  o los de  Byrne tienen ese honor) pero si se leen con muchísimo agrado y son unos comics muy recomendables y que no deberíais perderos. Encima, la edición de Panini es perfecta, con un tomo en tapa dura, que recoge la etapa completa, con buen color y un papel muy adecuado. Todo un lujo.


27 mar. 2013

LOS CHICOS QUE COLECCIONABAN TEBEOS


A las buenas. Y tan a las buenas, añado. El motivo es que he leído uno de los libros que más me ha enganchado en los últimos… bueno, en toda mi vida, para que mentir. Me estoy refiriendo a “Los Chicos que coleccionaban tebeos”, escrito al alimón por Julián Clemente y Helio Mira.





Esta novela, editada por Panini este mismo mes de marzo de 2013, nos narra las aventuras de un grupo de amigos que crecieron muy marcados por los tebeos a mediados y finales de los ochenta. Es una historia que podría ser tanto la mía como la tuya. Y ese es el principal aliciente de este muy recomendado libro.
Creedme si os digo que un vez cayó en mis garras la novela me quede atrapado en sus páginas. Aunque siendo sincero, lo que me paso fue que me hizo revivir esos años dorados de toda persona que son los de la adolescencia. Buena parte de lo que me aconteció en mi vivencia personal, lo he encontrado (reencontrado) en este libro.
Los correos de los lectores, la guerra Forum-Zinco, la maldita X, el Dark Knight, el Profesor Loki, la Batmania, la “nueva” Zinco, los fanzines, el Daredevil de Miller, el Thor de Simonson, los 4 Fantásticos, el Superman de Byrne, la aparición de las librerías especializadas, la adopción del forma americano, etc. Todas esas cosas que he vivido, y muchas otras, creedme, se dan cita en este libro.





Para más inri, los personajes protagonistas son hábilmente retratados con unas pinceladas. Y en mi modesta opinión creo que se hacen muy cercanos al lector porque es inevitable no sentirse identificado con alguno de ellos. Por un lado tenemos al pijito que puede permitirse todo, por otro al coleccionista, por otro al “rebelde con o sin causa” que lee tebeos y por otro al chaval que hace cabriolas para poder leer sus series favoritas.
Y hasta los secundarios son reales como la vida misma. ¿Quién no ha tenido un familiar que no veía con buenos ojos la lectura de cómics y le ha prohibido los mismos? ¿Y qué me decís de aquel hombre mayor que te encontrabas en la librería y sabía un huevo de tebeos, amén de dar buenas consejos? Por no mencionar al típico que entra con fuerza en el mundillo de las viñetas y tras un espacio de tiempo, lo deja con el mismo ímpetu con el que empezó. Por no hablar de la chica que te encandila porque también lee cómics. Y me dejó el mejor para el final: el librero que hace triquiñuelas a sus clientes (qué grande es el personaje del Cobra). Que levante la mano quien no ha conocido a alguno de estos personajes o se siente identificado con alguno, que me está mintiendo.
Como excelentemente dice Alejandro Martínez Viturtia en el epilogo del libro, una gran verdad es que pese a que no hayas vivido en la época concreta en la que se ambienta “Los chicos que coleccionaban tebeos”, seguro que has vivido situaciones similares, si bien es posible que no en contenido, si en esencia.






Todo esto nos lo cuentan los autores con un estilo claro y directo que nos atrapa desde el primer momento. Es una lectura ágil y de esas que poco menos que te obliga a leerte el libro de una sentada. Os lo está contando alguien que devoró y disfrutó de esta novela prácticamente del tirón, robándole horas al sueño. Por todo esto, no puedo dejar de recomendar este magnífico libro. Si sólo podéis comprar uno este mes, que sea “Los Chicos que coleccionaban tebeos”. No os arrepentiréis. Os lo agradecerá el chico que lleváis dentro.
P.D. ¡Spin – off dedicado a “El Cobra” ya!



22 mar. 2013

X - FACTOR: LAS MÚLTIPLES MUERTES DE MADROX


A las buenas. Pues hoy vamos a ver si comentamos una de las mejores series de mutantes de la actualidad. En efecto, hablo de X-Factor. Y lo que vamos a recomendar desde este humilde blog es la lectura de X- Factor: Las múltiples muertes de Madrox. Recién editado por Panini en Marzo de 2013, oigan.





El tomo contiene los números X- Factor 229 a 236 USA, material que fue publicado en los USA entre Febrero y Julio del 2012. Los autores del mismo son Peter David como guionista, al igual que Emanuela Lupacchino y Leonard Kirk como dibujantes.
Como sus fieles lectores saben, X-Factor es una serie sustentada sobre unas historías-río, que continúan y confluyen todas a lo largo de tramas y subtramas narradas con una solidez que asusta. Lo que quiere decir esto en cristiano es que las historias que Peter David nos cuenta en la colección prosiguen durante números y números. Y lo que hoy es un detalle tonto, puede ser el germen de una historia que se desarrollará mañana. Encima, el andoba se está sirviendo de los eventos Marvel para que no sólo no se entorpezca su historia, sino para que se enriquezca.
Ese párrafo anterior viene a cuento de que mucho de eso lo vamos a encontrar en el presente tomo. En él, vamos a ver a un Madrox saltando de dimensión alternativa en dimensión alternativa, a unos nuevos componentes en el equipo, como se cumplen profecías narradas en los primeros números de la serie… Vamos, que se atan unos cuantos cabos sueltos, a la par que, por supuesto se abren otros.
Como no podía ser de otra forma, encima PAD se lo pasa pipa escribiendo estos tebeos. Y eso salta a la vista. Los personajes son suyos, sino legalmente, si moralmente. Él los ha moldeado y los ha desarrollado, cosa que conlleva que los conozca como la palma de su mano.
Por no mencionar que el lector también va a gozar con ese ingenio y esos diálogos tan característicos de Peter David. Recomiendo que vigiléis especialmente aquellas páginas y viñetas en las que pulula cerca Pip el Troll, puesto que los chistes a su consta son especialmente. Todo un acierto del guionista el mantener en su obra el sentido del humor como constante.





Por poner una pequeña pega al cómic, diría que no es que sea especialmente accesible a los nuevos lectores. Esto viene por lo que he mencionado antes de que las tramas se van continuando y un neófito que coja este tebeo sin haber leído los anterior números de X- Factor puede sentirse un poco perdido. Pero que eso no empañe vuestra opinión sobre el tomo, ya que merece mucho la pena y es un placer para los sentidos el ver como todas las piezas diseminadas por PAD van encajando.
Y sobre el dibujo, aquí tenemos el exquisito arte de Emanuela Lupacchino. Desde luego una de las mejores artistas que jamás haya colaborado con PAD. Su trazo es espectacular, con una buena disposición de viñetas. Por si fuera poco, no sólo es que no escatime en espectacularidad, sino que encima es una experta en embellecer cada página que toca.
Leonard Kirk se apunta otro tanto. Este gran profesional, no ha hecho sino mejorar con el paso de los años y yo me quito el sombrero ante el buen hacer dispuesto en sus planchas. Todo un ejemplo de lo que es un buen dibujante: personajes reales, dibujo llamativo y dinamismo para narrar. No está nada mal.
En definitiva, X-Factor sigue molando. Es una de esas compras obligadas si o si. De lo mejorcito que se puede encontrar en el mercado. Valga esta reseña como mi particular forma de desearle a Peter David mis más sinceros ánimos en la recuperación de su enfermedad.



21 mar. 2013

ARAÑA ESCARLATA: VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE


A las buenas. Pues hoy me apetece comentar un lanzamiento que a buen seguro no dejará a nadie indiferente. Me refiero al tomo de la Araña Escarlata: vida después de la muerte,  a cargo de Christopher Yost al guión y de Ryan Stegman, Neil Edwards y Khoi Pham al dibujo.





El volumen ha sido editado por Panini este mismo mes de Marzo del 2013, conteniendo los nueve primeros números de la serie, publicados en los USA entre Marzo del 2012 y Septiembre del 2012.
Después de los acontecimientos de Spider-Island, la vida de Kaine (el clon de Peter Parker) dio un giro de 180 grados, dejándonos a nuestro antihéroe dispuesto a dejar su turbio pasado atrás. No era para menos, puesto que por fin logró curarse de la degeneración sin remedio que sufría desde que fue creado por el Chacal. Ahora, es su turno de emprender una nueva vida, asumiendo la identidad de la Araña Escarlata. Eso sí, el personaje va pisando fuerte y los problemas siguen acompañándole.
Con esa premisa, en la que Kaine (el nuevo Araña Escarlata) pone rumbo a su porvenir, arranca la colección. Y debo decir que me ha parecido un modo muy acertado de sacar partido al personaje, alejándolo de Nueva York, Spiderman, Peter Parker y todo lo que ello conlleva. Es decir, se está dando la ocasión de dejar volar por libre esta serie, desligándola de alguna forma de las demás cabeceras arácnidas y dando ocasión al equipo creativo la historia que tiene en mente, sin interferencias de ningún tipo.
Y lo dicho en el párrafo anterior viene a cuento de que se nota que Yost tiene en mente y sabe lo que quiere. Por supuesto, no pienso spoilearlo por aquí pero Kaine está siendo muy bien guiado por su guionista, quien inicia un proceso con el protagonista y vamos a ir viéndolo evolucionar en su papel. Tampoco escatima presentándonos a la pléyade de secundarios que van a trufar las hazañas de la Araña, haciendo que sus personalidades contraste y complementen las de nuestro antihéroe.







Quisiera destacar también que pese a que se ha creado algún personaje nuevo para la ocasión, en lo referido a los villanos, no se nos va a privar de recuperar a otros del pasado de Marvel. Ojo, digo de Marvel, no de Spiderman, lo que es todo un gozo a la hora de reencontrarse con los típicos  personajes olvidados pero de los que tienen su encanto. Diablos, si hasta se acuerdan de repescarnos a los Rangers. Un gallifante bueno para el guionista.
Una cosa que quisiera recalcar es la del alejamiento del nuevo Araña Escarlata de la figura de Spiderman y Peter Parker. El origen del que bebe está ahí y es innegable, pero me parece muy bien el que Kaine y Peter no sean fotocopias, por más que se trate de clones. Este nuevo antihéroe es un tanto diferente a la hora de hacer las cosas y, pese a no comportarse de un modo tan sanguinario como en sus primeras apariciones en los noventa, está claro que Araña Escarlata hace las cosas a su manera.
En lo referido al dibujo, pues vamos bien servidos. Cada dibujante es hijo de su padre y de su madre, pero los tres artistas que ilustran estos cómics siguen una continuidad gráfica y se percibe una unificación de sus estilos, con una tendencia a la línea clara, de trazos finos. El resultado final es un tebeo dibujado más que correctamente. No es de los más espectaculares del mercado, pero qué duda cabe de que incluso nos obsequia con algunas planchas más que exquisitas. Por no decir que la narración es excelente y las páginas se pasan con fluidez, siendo un gustazo el contemplarlas.
En resumen, un gran tebeo. Muy bien escrito y más que cumplidor en lo referido al dibujo. Especialmente recomendado tanto a lectores de la vieja guardia como a aquellos que quieren leer un Spiderman diferente.





20 mar. 2013

SPIDERMAN: LOS DÍAS DE NUESTRA VIDA


A las buenas. Hoy me gustaría hablar de un tomito recopilatorio por el que tengo especial debilidad. Como habréis adivinado por el título del post, me refiero a Spiderman: Los Días de Nuestra Vida.





Tomito perteneciente a la colección Extra Superhéroes y que fue editado durante el verano del 2012. El contenido del mismo son los números 20 a 29 del vol.2 de Peter Parker Spider-Man, además de los episodios  25, 28 y 29 y el annual 2001 del vol. 2 de Amazing Spider-Man. Todo este material fue publicado en los USA entre Agosto del 2000 y Mayo de 2001.
 Los autores principales del recopilatorio son Peter Jenkins al guión y Mark Buckingham al dibujo. Aunque hay que añadir a Howard Mackie como guionista de los episodios de Amazing Spider- Man, poniendo su granito de arena dibujantes como John Romita Jr., Joe Bennet o Lee Weeks.
¿De qué tratan estos tebeos? Pues hay que contextualizar un poco. En la época, los lectores seguíamos (¿sufríamos?) los tebeos de Mackie y Byrne donde tramaron un tejemaneje mediante el cual Mary Jane había sido dada por muerta tras sufrir un accidente de avión. Ni que decir tiene que eso afecto algo a nuestro adorado trepamuros. A la vez, debido a la labor de Mackie y Byrne también podríamos decir que las series de Spidey se encontraban también afectadas y que su calidad se encontraba en uno de los puntos de calidad más bajos de la historia de Spidey, por no decir el más bajo. Afortunadamente, Paul Jenkins llegaría para tratar de solucionar ambas situaciones: la de la calidad de los comics y la de traer de vuelta la auténtica esencia de Peter Parker.





En efecto, la llegada de Jenkins fue todo un soplo de aire fresco para el personaje. Lo primero que hizo al llegar a la serie fue profundizar en Peter: en su relación con el Tio Ben, en el sentido del humor de Spiderman, en tratar de hacernos ver quien es Peter y porque es como es, en manejar a sus personajes secundarios con elegancia y gracia, pero no con cierto toque dramático… Chapeau por Mr. Jenkins. Si acaso, se le puede achacar que quizás se excedió en alguna historia, como en los cruces con Maximun Security, pero se lo vamos a perdonar.
Además, hasta Mackie parece especialmente inspirado en los episodios donde colabora, como si se hubiese contagiado del buen hacer de Paul Jenkins. Me refiero especialmente a los episodios donde interviene el Duende Verde, en los que Howard Mackie se encuentra como pez en su pecera.
La pena es que con el tiempo, fuese empeorando la labor de Jenkins, tocando fondo cuando inauguró la serie de Spectacular Spider-Man, pero eso sería adelantarnos demasiado en el tiempo. Justo es reconocer que su estancia en Peter Parker estuvo llena de muy buenos momentos y llego a brillar con luz propia, destacando por encima de la media en los episodios aquí reunidos.






Como curiosidad, añadiré que mi historia favorita de Jenkins es aquella en la que Humberto Ramos rediseña al Duende Verde y en la que Spiderman y su archienemigo tienen un encuentro con reminiscencias de la Broma Asesina. Desafortunadamente no se encuentra incluida en este primer tomito recopilatorio, pero como Panini continuará publicando el resto de la etapa de Jenkins tan sólo es cuestión de tiempo su reedición.
En cuanto a Buckingham, debo de decir que me parece un buen dibujante. Quizás no sea el más adecuado para un cómic de superhéroes, puesto que le encuentro algo falto de espectacularidad, pero eso me lo compensa con su excelsa narración, lo bien que retrata las escenas cotidianas y encajando a la perfección con Jenkis, formando un equipo creativo de lo más sólido.
En conclusión, si leíste hace ya la friolera de una década estos tebeos, eta es una ocasión perfecta para recuperarlos. Y si no lo hiciste, no dejes escapar la oportunidad de poder descubrir unos comics de Spiderman bastante recomendables.




12 mar. 2013

MARVEL HÉROES: SPIDERMAN DE ROGER STERN Y ROMITA JR.


A las buenas. Una de las constantes que quiero que perduren en esta nueva etapa del blog es que lo primordial a tratar en Delirios de Grandeza será que se hablará de cómics buenos. De esos que es todo un placer leer. Y claro, es de cajón con a el que el Spiderman de Roger Stern y John Romita Jr. encaja en esa categoría.





Muchas líneas se han escrito acerca de esta obra, tanto en el ciberespacio como en papel impreso, pero una cosa en la que muchos coincidiréis conmigo es en que el Spiderman aquí contenido se merece eso y más. Si señores, no cabe duda de que esta etapa es de las fundamentales del personaje.
Tanto es así, que se encuentra entre las más reeditadas del personaje. Forum la editó al completo en grapa, en su primer volumen de Spiderman y parcialmente en una reedición incompleta de ese primer volumen (sólo abarcó los primeros números). Por no mencionar su aparición en un coleccionable semanal que fue muy popular en su momento, así cómo en la Biblioteca Marvel de Spiderman, dónde apareció en formato reducido y en blanco y negro. Eso nos lleva a la presente edición integral de Panini, publicada en Enero de 2013, dentro del coleccionable Marvel Héroes y en un formato semejante a los Omnigold. Como he mencionado, se trata de una edición integral y contiene los números de Amazing Spiderman 224 a 251, además de los anuales 16 y 17. Todo ese material fue editado en los Usa entre Enero de 1982 y Abril de 1984.
¿Por qué es tan buena y recomendable esta tanda de tebeos? Empecemos hablando del guión. Roger Stern ya se había ocupado de un puñado de episodios de Peter Parker, the Spectacular Spider-Man y ya se había guardado en esas páginas de sembrar las semillas que germinarían en estos tebeos. Stern es un escritor de la vieja escuela, un amante de la continuidad bien llevada y eso es un rasgo que salta a la vista leyendo este volumen. No sólo se ocupa de Spidey y sus secundarios, sino que tiene a bien el entrelazar al trepamuros con el resto del Universo Marvel. Para ello le enfrenta a villanos de otras series, como el Juggernaut, Cobra o Mister Hyde, culmina aquí la trama de la Corporación Brand o incluso presenta en un anual a quien sería el personaje fetiche de Roger Stern en Marvel, la Capitana Marvel (valga la redundancia).





No sólo eso, ya que malos tebeos del lanzarredes serían si únicamente destacasen por ser un punto de encuentro del Universo Marvel. Además, Stern no descuida en ningún momento a Peter Parker, dotándole de una gran credibilidad como personaje. A mi juicio se trata de uno de los escritores que mejor han sabido comprender la personalidad y carácter de Peter. Y eso sin olvidarnos de sus personajes secundarios, tanto los clásicos de toda la vida como Tia May o Harry Osborn, como otros creados por el, como es el caso del tristemente olvidado hoy en día Nathan Lubensky. A destacar su versión de Mary Jane, más dicharachera y refrescante que nunca, así como el apasionante inicio del romance entre la Gata Negra y Spiderman.
Todo esto sin mencionar lo que quizás sea lo más recordado y significativo de los comics aquí reseñados. Esto es, la creación y misterio del Duende, uno de los más importantes villanos creados en la década de los ochenta. La gente pedía a Stern que enfrentase a Spidey con sus villanos de toda la vida, mientras que a él lo que le pirraba era que el arácnido se enfrentase a adversarios poco habituales en sus páginas. Así que el astuto guionista ideó una solución intermedia: enfrentaría a Spiderman con un nuevo villano, que sin embargo sería creado a partir de un contrincante clásico. En otras palabras, actualizaría el concepto del Duende Verde para crear al Duende. Me resisto a dar más datos sobre el villano en estas líneas, para mantener el misterio acerca de un personaje que ha impregnado dicha sensación como una de sus características esenciales.
Pasando a glosar las virtudes de Romita Jr., el otro de los artífices de la calidad de estos números, lo primero a destacar es que se trata sin duda alguna de uno de los más grandes artistas que jamás haya dibujado a Spiderman. Ya había dibujado antes a Spidey, pero en estos números con Stern como guionista es cuando empieza a dar buena cuenta de sus muchas habilidades.





Dinamismo, espectacularidad, composición de página con gancho, clásico pero rompedor… Todos esos y más calificativos se pueden aplicar a un dibujante como la copa de un pino, cuyo arte brilla por méritos propios. No se puede negar que es uno de los dibujantes que más asociados se encuentra a la trayectoria de Spiderman, y viceversa.
Si juntamos a uno de los mejores guionistas de todos los tiempos junto a uno de los mejores dibujantes habidos y por haber, no cabe duda de que el resultado no es otro que uno de los mejores comics que uno se puede encontrar. Y eso, creedme, son palabras mayores. En conclusión, no dejéis pasar esta ocasión de haceros con algunas de las mejores historias de Spiderman.
No puedo concluir esta reseña sin añadir un par de cosas. La primera es que pese a que el dibujante principal del tomo de Panini es Romita Jr., Ron Frenz, el sucesor de Steve Ditko por excelencia, realiza aquí una importante contribución. Apenas una docena de páginas, pero pertenecientes a una de los más emotivos relatos de Spidey, “El Niño que Coleccionaba Spiderman”. Por cierto, quien lea esa historia y no tenga el corazón en un puño, es que tiene horchata en las venas en lugar de sangre.






El otro importante matiz es que siendo sincero la primera vez que sostuve entre mis manos el integral en tapa dura de Panini no quede satisfecho con el papel empleado. Craso error por mi parte. Una vez me sumergí en la relectura de este volumen, rectifique y admito que fue una mala y errónea primera impresión. Actualmente, me declaro un enamorado de este formato. Desde aquí reivindico que se animen a reeditar en volúmenes de estas características el Amazing Spider-Man de De Falco y Ron Frenz, al igual que el Spectacular Spider-Man de Bill Mantlo.

10 mar. 2013

BATMAN: MI PRINCIPIO ... Y MI PROBABLE FIN


Una añeja publicidad que data ya de varios lustros decía tal que así: “El espectáculo se llama Alan Davis”. Y esa es una frase que encaja como un guante en el tomo “Batman: Mi principio… y mi probable fin”, que acaba de editar ECC en Marzo del 2013, dentro de la colección Grandes Autores de Batman.







Y vaya si son grandes autores los que se ocupan de los episodios aquí incluidos. Nada más y nada menos que el clásico Mike W. Barr escribiendo y el fantabuloso Alan Davis dibujando. Este tándem (con una ayuda de Carmine Infantino y Terry Beaty dibujando unas páginas de uno de los episodios) se ocupan de los aquí recopilados Detective Comics 569 a 574, publicados en los USA entre Diciembre de 1986 y Mayo de 1987. Conviene mencionar que la añeja y añorada Ediciones Zinco ya editó estos tebeos en los primeros números de su volumen 2 de la serie de Batman.
¿Y qué nos vamos a encontrar en estos cómics? Ante todo, diversión. Son unas historias en las que el Dúo Dinámico por excelencia, Batman y Robin, se enfrentan a algunos de sus más clásicos enemigos, como el Joker, el Sombrerero Loco, Catwoman o el Espantapájaros. ¿Eso significa que este tomito es más de lo mismo? Pues no, mire usted. Son cómics muy bien hechos, con un sentido de la aventura, la diversión y la maravilla por encima de la media.
En los momentos en los que se publicaron estos números por primera vez, Batman se encontraba en pleno proceso de remodelación. Sí, me refiero a la que sufrió el personaje con motivo de las traídas y llevadas Crisis en Tierras Infinitas, donde el Caballero Oscuro paso a ser un personaje más oscuro y trágico si cabe. Por eso, sorprendió a los lectores que en esa vorágine de oscuridad, los autores osasen desmarcarse con unos tebeos con un sabor clásico, donde la diversión es la pauta a seguir.










Bien es cierto que en el último de los episodios aquí incluidos la cosa se vuelve más oscura por razones que ahora no spoilearé y se hace una magistral recapitulación de ciertos aspectos de los orígenes de Batman. Y más oscura que se volverá la cosa en Batman Año Dos, pero esa es otra historia…
La idea principal es que Mike W. Barr escribe unos números muy buenos, con sabor añejo y con toques camp. Donde el lector tiene la garantía de que se lo va a pasar pipa leyéndolos. Por no mencionar que Alan Davis dibuja y no es menester que diga que todo lo que toca ese hombre es digno de elogio, con ese trazo de líneas finas y claras; por no mencionar una dinámica visual más que evidente.
¿Son tebeos buenos los aquí reseñados? Sin duda alguna. ¿Son imprescindibles en la trayectoria de Batman y Robin? En cierto modo, si. ¿Son recomendables? Por supuestísimo. Soy completamente sincero al decir que leyendo estos cómics he disfrutado de un comic de Batman como hacía tiempo que no lo hacía (sin menospreciar en ningún momento la labor de autores actuales del personaje como Snyder, Tomasi o Morrison). Así que si quieres una lectura como las de antes de Batman, donde lo importante es la diversión y la aventura bien condensadas en tebeos sencillitos pero muy amenos, no te pierdas este tomo.