27 mar. 2014

HISTORIA DE UNA RATA MALA


A las buenas. Hoy tengo el placer de hablar de una obra de esas que debe ser leída si o si. Me estoy refiriendo a “Historia de una rata mala”, escrita y dibujada por Bryan Talbot.







Un inciso. Este cómic fue originalmente publicado en 1995 por Dar Horse en los USA en formato de serie limitada, para luego ser editado en forma de tomo único bajo el título de “The tale of one bad rat”. En España se publicó en Enero de 1999 de mano de Planeta De Agostini con el título de “Historia de una rata mala”. Recientemente, durante 2013 ha sido editada otra vez en España, esta vez de mano de Astiberri, con la curiosidad de que se le ha cambiado el título a ·Cuento de una rata mala”.

La obra versa acerca de Helen, una chica adolescente que tras padecer durante mucho tiempo una situación de abusos por parte de alguien cercano a ella, decide marcharse de su casa y acaba malviviendo por las calles de Londres.

Lo primero a destacar de este cómic es que es un tebeo muy valiente. Tenemos que tener en cuenta que en la actualidad hay más cómics que han tratado temas espinosos como el incesto o los abusos sexuales infantiles, sobre todo por parte de las editoriales independientes, pero que en la época en la que se publicó originalmente fue todo un hallazgo y una osadía (positivamente hablando) el que una historieta tratase unos temas que eran prácticamente tabú.

Pero no nos confundamos. “Historia de una rata mala” no es sólo un cómic especial por la temática que aborda, sino por la genialidad con la que lo hace. Es antetodo una maravilla por la forma en que lo cuenta. Talbot demuestra tener una gran sensibilidad por la manera en la que nos introduce en la psique de Helen, nuestra protagonista. Es admirable como con pinceladas en escenas narrativas en las que mediante planchas en las que tiene diálogos con otros personajes, en las que reina el silencio o en las que deja volar su imaginación vamos adentrándonos y familiarizándonos con ella.






Quizás este cómic palidezca, a simple vista, de ser un poco moroso narrativamente hablando, puesto que hay escenas en las que en un primer vistazo no pasa nada. Pero en realidad todo forma parte del plan del autor de la obra para que en esas secuencias vayamos comprendiendo mejor a Helen.

Otra cosa que merece la pena resaltar es que en algunas ocasiones se mezcla la fantasía con la realidad. Lo que pasa por la mente de la protagonista pasa a cobrar vida y se apodera de la narración, ya sea mediante un pensamiento que ella está manifestando como la aparición de un amigo imaginario imposible que le sirve de contrapunto. Es un detalle que le da calidad a “Historia de una rata mala”.

A resaltar lo realista de todo el asunto, pese a la mezcla ocasional de fantasía y realidad, pues el guionista se acerca al tema del abuso infantil de un modo crudo. Deja cosas a la imaginación del lector, pero eso quizás lo hace aún más terrorífico, puesto que en muchas ocasiones la mente produce un miedo que cuesta plasmar en viñetas.

Sobre el dibujo, es de un estilo sencillo pero a la vez realista. Si por algo destaca es porque bajo un amago de arte simplista se esconde un trazo muy detallista y sofisticado. También hay que elogiar el inconmensurable gancho narrativo, el cual hace que la lectura sea una experiencia limpia y absorbente.


En definitiva, “Historia de una rata mala” es muy recomendable tanto por el cuidado guión como por su gran ingenio y sofisticación. Es un relato de esos que hay que leer por uno mismo y dejar llevar por la fuerza de su mensaje. Como curiosidad, mencionare que este cómic ha sido elogiado por profesionales del medio como Neil Gaiman o Alan Moore.





No hay comentarios:

Publicar un comentario