6 may. 2014

DIVERGENTE


A las buenas. Hoy quiero hablar de una película que he visto recientemente en el cine y me ha gustado mucho más de lo que creía que iba a hacer: Divergente, una película dirigida por Neil Burger durante este 2014 y estrenada en España el pasado 30 de Abril.








Este film se encuentra protagonizado por Shailene Woodley y Theo James, acompañados de otros intérpretes como Kate Winslet, Tony Goldwyn, Ray Stevenson, Jai Coutrney o Miles Teller.

El argumento nos traslada a un mundo distópico el cual se encuentra dividido en cinco categorías: Verdad, Abnegación, Osadía, Cordialidad y Erudición. Una vez los jóvenes llegan a los dieciséis años de edad, deben elegir a que categoría quieren pertenecer. La protagonista de la historia, Beatrice, descubre algo que pude cambiar todo el sistema en el momento que le corresponde realizar la prueba que determinará la selección

Antes de nada, me gustaría aclarar que la película se encuentra basada en un libro de Veronica Roth…el cual no he leído. Por lo tanto, la reseña realizada no la voy a hacer desde la perspectiva de un conocedor de esta saga, sino desde el un espectador casual de la saga, el cual ha ido al cine a ciegas de lo que se iba a encontrar. Y vaya por delante el que la experiencia ha sido muy grata.

Mucho se ha comparado este film con la saga de los Juego del Hambre, y lo cierto es que con razón. No se puede negar que comparte bastante elementos, como por ejemplo el que ambas traten acerca de unas chicas que se rebelan contra un sistema injusto, teniendo que enfrentarse a un gobierno que se encuentra al mando de las desigualdades, decidiendo quien es. Y de propina, hay una relación amorosa de por medio. Ojo, esto de afirmar que Divergente si que tiene características comunes con los Juegos del Hambre no significa que no haya disfrutado del visionado.

Una de las mayores virtudes de las que goza esta obra es que es una excelente carta de presentación para esta saga. Nada más empezar el film, ya se encargan de ponerte en situación, explicándote como se encuentra organizada esa sociedad y cuáles son las reglas que la sustentan. Por supuesto, lo mismo se aplica a la presentación de los personajes, ya que se han preocupado de que enseguida te metas en la cabeza de la protagonista y pases a ver el mundo a través de sus ojos. Es importante destacar la virtud que supone que poco a poco te vayan introduciendo en un nuevo universo con el tempo bien medido, nada de soltarte de golpe toda la información y saturándote.









En lo que se refiere a la protagonista, está muy bien logrado todo el aspecto en lo que a identificación con el espectador se refiere. Ya he mencionado que desde que arranca “Divergente” ves las cosas desde el punto de vista de Tris y a medida que va avanzando el metraje vives junto a ella sus miedos, sus temores, sus dudas  inseguridades… En definitiva, que logras meterte dentro de su cabeza y saber como piensa. Hasta llegas a padecer cuando ella lo pasa mal y te vas enorgulleciendo de cuando consigue algún triunfo.

El guión está bastante cuidado, con la salvedad de algunas intrigas que quedan en el aire y que, imagino, perviven a la espera de alguna secuela de esta saga. Por lo demás, debo reconocer que me enganchó de principio a fin y la forma de en la que van avanzando los hechos me cautivó. Por no mencionar lo boquiabierto que quede según que giros del guión; hay cosas que me vi venir de lejos y acerté, pero otras me cogieron totalmente desprevenido y a la par me parecieron geniales.

Lo que me sobra un pelín es la trama romántica de la historia, pues en este primer acto de la saga no se me antoja realmente necesaria. Eso sí, entiendo perfectamente la necesidad de incluirla, puesto que un producto de esta índole la necesita para abarcar así a un sector más amplio del público, el adolescente y joven, el cual se encuentra muy atraído por estos temas. Y de todas formas, no es para nada una historia empalagosa, como en otros casos, y ni entorpece el tempo y el ritmo de “Divergente”, ni acaba empachando.

Impecable me parece la forma en la que se encuentra estructurada la trama general, con una parte de presentación sublime (como ya he comentado), con un nudo plagado de intrigas y planteamientos que enganchan al espectador y con un tramo final que se me antoja de los que quitan el hipo. Es más, tanto he disfrutado con esta película que hubiese hasta preferido que durase un poco más toda la parte final y se prolongase más todo el trepidante clímax.

Muy resultona también es la crítica hacia la sociedad que impregna toda la cinta. Desvelarlo aquí sería destripar demasiado del film, así que por ahora baste decir que se trata de una lección acerca de cómo se estructura la sociedad y que afecta la división de la misma y al pensamiento del individuo.









Un punto a remarcar es que me parecen muy conseguidas todas las secuencias donde los personajes han de afrontar sus mayores temores (no cuento más por no spoilear en demasía). Se me ha antojado especialmente remarcable el modo en que los personajes (especialmente el de Cuatro) adquieren una mayor complejidad en esas escenas. Por no mencionar que visualmente son todo un acierto.

Lo que me parece un acierto es la protagonista elegida para la historia. Es fundamental contar con una actriz (o actor, según que casos, claro) principal que se desenvuelva con soltura, sepa llevar el peso de la película y logre conectar con su público. Shailene Woodley logra esos objetivos, sabiendo hacer suya a Tris desde el principio y sabiendo como encarnarla y mostrar su evolución como personaje. Realmente esta chica tiene más capas en su interpretación de las que parecen y me ha sorprendido muy gratamente como se ha desenvuelto.

Theo James no lo hace tampoco nada mal en su labor como Cuatro. Debo reconocer que al principio del film pensaba que iba a ser el típico chulito con parte moñas, pero para mí congratulación, me equivocaba. Tanto su personaje como el propio actor poseen  más profundidad de lo que aparentan, dotando de vida a Cuatro. Particularmente, existen un par de ocasiones en “Divergente” en las que logra ponerme la piel de gallina, cuando se suceden un par de revelaciones acerca del pasado, donde el actor pone la carne en el asador y deja constar su buen hacer.

Dos papeles que me han parecido soberbios son el de Kate Winslet y el de Jai Coutrney como antagonistas en esta primera película de la saga. La primera da sobradamente la talla, encarnando a una mujer fría e implacable, mientras que el segundo es la viva imagen (y actuación) de un entrenador hostil y tocanarices. Realmente es una lástima que Winslet no aparezca en más metraje de “Divergente”, ya que realmente lo borda. Coutrney sabe hacer satisfactoriamente de un tipo al que detestas desde el primer momento en que hace aparición, así que objetivo más que cumplido.

El resto del reparto no lo hace mal. Desde luego no tan bien como los nombrados en este último par de párrafos, pero se defienden. No se les puede pedir más, ni pedir menos.


En conclusión, “Divergente” es una película que me ha sorprendido muy gratamente por su guión (más complejo de lo que parece, por su crítica social, por sus giros argumentales, por lo bien que lo hacen sus protagonistas y por lo que engancha de principio a fin. Desde luego, ya tengo ganas de ver las previsibles secuelas y de leer los libros originales.





2 comentarios:

  1. Me paso lo mismo, no esperaba demasiado de ella por que estamos saturados de mucha basura y tampoco puedo decir que sea un clásico del cine pero tiene muchos aciertos y sorprende por momentos. La historia es básica pero el desarrollo y los detalles de la misma es muy maduro, perlas como la verdad atras de el rumor del padre golpeador o la forma en que la protagonista supera algunas pruebas psicológicas son impecables.

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo contigo. A priori, está puede parecer una típica película creada y dirigida hacia el público adolescente. Sin duda, ese es el target que persigue, pero contiene un trabajo y una realización superior a la media y muchos detalles que la convierten más adulta de lo que parece :)

    ResponderEliminar