7 may. 2014

SUPERLÓPEZ: EL SUPERGRUPO Y LA GUERRA DE LAS LATAS


A las buenas. Pues hoy voy a hablar del último álbum de Superlopez aparecido en España: El Supergrupo y la guerra de las latas.








Este tebeo ha sido publicado por Ediciones B en Abril del 2014, dentro de la colección Magos del Humor. Concretamente, siendo el número 163 de la serie. Los autores son Francisco Pérez Navarro, firmando como Efepé, al guión y Juan López, más conocido como  Jan.

Antes de nada, conviene aclarar que en realidad el Supergrupo regreso a primera plana de mundo de los tebeos el año pasado, en un álbum publicado por EDT. Dicha historieta también fue guionizada por Pérez Navarro, mientras que el dibujo corrió a cargo de Nacho Fernández. Fue un tebeo que me encantó, por cierto.

 Pocos meses después sucedió el milagro de milagros: ¡Efepe y Jan volvieron a unir sus esfuerzos creativos para celebrar el 40 aniversario de Superlópez! Ediciones B  editó en Abril del 2013 el álbum “Otra vez el Supergrupo”, en el Nº 156 de su serie de “Magos del Humor”, un año antes que el presente cómic de “La guerra de las latas”.

Es todo un gozo y una maravilla que en tan corto espacio de tiempo, apenas un año y medio hayamos recuperado a este variopinto grupo de personajes, tras décadas en las que no se habían asomado por las viñetas. Y yo más contento con eso que unas castañuelas. No obstante para los legos en esta materia, aclararé que el Supergrupo es un equipo de héroes formado por parodias de héroes icónicos de Marvel tales como el Bruto (La Cosa), el Capitán Hispania (El Capitán América), el Mago (El Doctor Extraño), el Latas (Iron Man) y la Chica Increíble (Jean Grey) al que Superlópez (vale, este parodia claramente a Superman, que no es precisamente de Marvel) perteneció durante un tiempo hace varias décadas y cuyo principal ocupación era zurrarse la badana y partirse la cara entre sí para decidir quién era el  jefe del grupo.

Lamentablemente, surgieron discordancias entre Efepe y Jan, ya que uno quería potenciar la parodia que hacía de los superhéroes, mientras que el segundo quería llevar a Superlópez por los terrenos de la crítica y el mensaje social. La cosa acabó con la separación de ambos autores y sacando al alter ego de Juan Lopez del Supergrupo. Por supuesto, hasta la fecha no han cesado de publicarse nuevos tebeos de Superlópez, mientras que El Supergrupo vivió décadas de ostracismo, tras un cameo en la historieta “La semana más larga”. Todo esto ha cambiado, tras la publicación de los tebeos a los que he hecho mención hace algunos párrafos.









El caso es que en “La guerra de las latas”, Superlópez y el Supergrupo cruzan de nuevo sus caminos, con una historia en la que tendrán que hacer frente a un misterioso alienígena que está haciendo de las suyas por Parchelona, llegando a poner en jaque a nuestros héroes. Pero ese no será el mayor de los problemas a los que tendrá que enfrentarse, ya que les espera el mayor desafió de su carrera: Lograr ser atendidos en un hospital. No se lo deseo ni a mi peor enemigo, oigan.

Para sacarme la espinita de encima de tener que decir algo malo de este álbum, voy a decir cuanto antes mejor lo que no me ha gustado del tebeo, para poder luego concentrarme en lo bueno, que es mucho. Y lo que más me ha defraudado es el título de la aventura, ya que pese a llamarse “La Guerra de las latas” y a tener una portada que hace alusión a dicha situación, el argumento se aleja mucho del prometido y la mencionada guerra apenas en diez páginas del álbum y no es, ni mucho menos, lo más importante de la historieta. Así que, poniéndome pejiguero, opino que otro título hubiese jugado a favor del tebeo. Pero, vamos, ojala todas las historietas del mundo tuviesen únicamente este problema, ya que pese a este nimio detalle, este cómic es una delicia.

Para empezar, las referencias al mundo del cómic de superhéroes impregnan todo el álbum, no pudiendo ser menos, tratándose de un guión de Pérez Navarro, el cual es un enamorado del género. Desde las Armos Wars de Iron Man a Ultron Ilimitado de los Vengadores, pasando por los 4 Fantásticos de Lee y Kirby (ese rayo que cambia de tamaño del planeta X, ese niño alienígena que tanto recuerda al Enfant Terrible) hasta ciertos guiños a Booster Gold. Se nota que Efepé lleva en la sangre el amor a los superhéroes.

Como no, la crítica social está naturalmente presente. Muchos de los tebeos de Superlópez guardan un tono de mensaje político que hace ganar en profundidad a la obra. De las tres historietas en las que ha aparecido el Supergrupo tras su retorno, es la que más componente de crítica hacia la sociedad. Y es que se podría afirmar que el tema central del tebeo es lanzar una chanza en toda regla contra el sistema de salud vigente en los “centros sanadores” (como son denominados en el álbum).

Sobre la caracterización de los personajes, hay que decir que son ellos mismos y que son totalmente reconocibles por sus fans. Aunque me temo que el paso del  tiempo pueda haberse hecho sentir, y puede darse el caso de que no todos los lectores puedan conectar de nuevo con el Supergrupo. No es, desde luego, lo que me ha pasado a mí, puesto que he disfrutado de la lectura de cabo a rabo, devorando las páginas como si no hubiese un mañana.







El humor está presente por toda la historieta, pero, como ya he mencionado más arriba, se compagina con la crítica social, lo que se traduce en que tenemos la magia de los viejos tebeos de Superlópez en acción. El álbum, no nos engañemos, no llega a la inmensa calidad de los tebeos clásicos y recomiendo antes su lectura (incluso la de los otros dos cómics que preceden a este), pero es un tebeo de notable alto, así que mucho ojo con dejarlo en la estantería de vuestra librería especializada favorita.

“La Guerra de las latas” goza de un buen guión, tiene un mensaje de crítica social, posee chistes y diversión a mansalva, las parodias superheroicas abundan, la esencia de los tebeos de Superlópez  perviven, tiene escenas de acción y SPOILER se le ve una teta a la Chica Increíble FIN DE SPOILER. ¿Qué más se le puede pedir a un tebeo?

Pues un buen dibujo, si puede ser. Y en este caso lo es. Vaya que si lo es. En este álbum Jan permanece en parte con su estilo clásico de dibujo, recuperando el tamaño algo más reducido de viñetas que tenía en sus antiguas historietas, frente a las enormes y demasiado grandes que venía usando desde hacía ya demasiados años. Esto viene sucediendo desde el tebeo de “El Supergrupo otra vez” y ha sido muchísimo de agradecer. Le sienta mejor a su estilo y a la historia el recuperar su narrativa de antaño.

Jan es una bestia parda en lo referido al arte humorístico y la parodia, algo en lo que hace hincapié en este tebeo. Que es un dibujante como la copa de un pino y que es un genio, es algo que vuelva a reivindicar con “La guerra de las latas”, y no sorprenderé a nadie si hago mención a su particular genio para la narrativa, el humor y, en definitiva, para el noveno arte.


En conclusión, este es un álbum que es muy recomendable para todos los fans de Superlópez y el Supergrupo, para todos los que gusten de un buen tebeo de humor… y para todos directamente, que leches. Ojala sigamos teniendo cada año nuestra ración de personajes. Chapeau para Efepé y para Jan.





No hay comentarios:

Publicar un comentario