15 nov. 2011

X - FACTOR: SUCEDIÓ EN LAS VEGAS


A las buenas. Hoy me gustaría reseñar el tomo “X- Factor: Sucedió en  Las Vegas”, editado de la mano de Panini en Septiembre del 2011. El volumen contiene los números 207 a 212 USA de X- Factor, publicados por Marvel Comics en su país de origen entre Septiembre de 2010 y Febrero de 2011.










Los autores de este volumen son Peter David guionizando y Emanuela Lupacchino dibujando. Aunque hay que aclarar que Sebastian Fiumara y De Landro se encargan de dibujar dos de los episodios incluidos.

He de ser sincero y confesar que había dejado de comprar los comics de X- Factor hacia meses, un poco antes del 200 USA, debido a que pese a los excelentes resultados obtenidos en momentos puntuales de la serie, no me terminaba de convencer el estilo de Peter David en los últimos tiempos de la colección. No obstante, decidí picar con el primer número de su nueva etapa, la cual será editada en tomitos.

Y debo decir que se ha corregido en parte el motivo que me hizo abandonar la serie, dándole menos repetición de argumentos por un lado, y por otro abandonando el aislamiento en si misma que sufría. Ahora pasan por las páginas de X- Factor personajes como Hela, Thor o Pip el Troll, los cuales son el plato fuerte de la parte superheroíca del tomo. Todo esto sin que los mutantes protagonistas se dejen a un lado, claro está. Es más, hasta tienen todos y cada uno de ellos su propio meollo y momento de participación.

Se mantienen las virtudes de toda la vida de Peter David, reconocidas como unos diálogos impagables, que brillan por el sentido del humor como base. Si acaso, se le puede achacar que la mayoría de sus personajes tienen la misma “voz” y que siempre sus protagonistas son los tipos más listos de la habitación y los que saben más que los demás, cosa que viene pasando con prácticamente toda su producción.










En lo que sí ha mejorado y se nota es que no se estiran los argumentos e historias hasta extremos infinitos, y que el tomo que nos ocupa tiene un claro principio, nudo y desenlace, lo que es de agradecer. Otra virtud del volumen es que dosifica muy bien las escenas de acción y de caracterización, obteniendo un ritmo más que adecuado. Que por cierto, el de este tomito me ha recordado mucho a la JLI, pero en el buen sentido.

Sobre el dibujo, estos tebeos suponen la entrada en la serie de la gran Emanuela Lupacchino. Y quedaos con ese nombre, puesto que está destinada a grandes cosas. He tenido la oportunidad de ver originales a lápiz de la artista, y creedme cuando os digo que los entintadores de  X- Factor no le hacen justicia. Aún así sus dibujos rezuman espectacularidad y tienen una belleza gráfica que muchos ya quisieran.

Además, es una narradora estupenda, con una composición de página clásica, pero funcional. Los personajes son reconocibles y es muy de agradecer que nos obsequie con brillantes escenas de acción no abarrotadas en las que se entiende a la perfección todo lo que ocurre en sus planchas, alejada del barroquismo de otros dibujantes que solo crean confusión visual. Estoy más que seguro que Lupacchino tiene un largo futuro por delante como dibujante de comics. 

En resumen, el primer tomo de la nueva andadura editorial es un buen momento para subirte al carro de nuevo si habías abandonado la serie con anterioridad, o directamente para empezar si nunca la habías leído. Veremos que le va deparando el futuro a X- Factor.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada