10 abr. 2014

NON - STOP


A las buenas. Ahora que empieza a hacer un poco de calor, apetece pasar una tarda en el cine con una buena peli. Pues permitidme que me tome la libertad de recomendaros una que a un servidor le ha parecido fascinante: Non- Stop.









Esta película ha sido estrenada recientemente en cines durante 2014 y se encuentra protagonizada por el gran Liam Neeson y por Julianne Moore. Otros actores como Lupita Nyong´o, Michelle Dockery o Anson Mount también se pasean por el film. El director es el español Jaume Collet- Serra.

El argumento nos presenta al agente aéreo de los Marshalls Bill Marks, quien recibe en pleno vuelo el inquietante aviso de que cada 20 minutos morirá un pasajero del avión, a menos que se le ingrese una transferencia de 150 millones de dólares a una cuenta secreta. Empezará de esa forma una carrera contrarreloj con el objetivo de localizar al chantajista y de evitar una serie de asesinatos.

Esta es la interesante premisa de una película de esas que te mantiene en tensión constantemente. Collet-Serra ya me había demostrado anteriormente su buen hacer con films como la notable “La Huérfana” o incluso con la entretenida “Sin Identidad” (donde, mire usted, también participa Liam Neeson), pero ciertamente considero que “Non-Stop” es hasta la fecha el mejor trabajo de este realizador.

Es formidable el modo en que desde el principio se te van presentado los sospechosos de forma orgánica, ya sea incluso mediante el único uso inteligente de una frase. Prodigiosa es la manera con la que con planos generales te introduce de cabeza en el meollo de la película, haciendo que te vayas aclimatándote con el escenario y con los personajes.

Resulta todo un ejercicio de género de intriga la manera en la que el director hace que  vayan sucediéndose los acontecimientos, dedicando el tiempo preciso a la presentación de los personajes (perfilados correctísimamente con apenas una cuantas escenas clave) y a la intriga, ofreciendo al espectador una serie de intricados acertijos y misterios que ponen en jaque tanto al protagonista del film como al espectador que se decida por este título.

Bien es cierto que pese a ese sugerente póster promocional del film, la acción de “Non-Stop” no es que abunde precisamente, aunque haberla la hay. Pero eso no es óbice para que no se disfrute de la película. Ni muchísimo menos. Aquí la diversión no consiste en ver al típico héroe de acción pegando tiros a diestro y siniestro, aquí el espectáculo y el entretenimiento consiste en dejarse enredar por los misterios y por empaparse con la tensión que respira en pantalla.

Reconozco que en tiempos fui un admirador de los títulos de suspense y de asesinatos. Pese a ello, había pasado ya bastante hasta haber encontrado uno que me haya producido tanto calentamiento de cabeza a la hora de tratar de dilucidar quién es el culpable. Por no mencionar la manera en la que iba a lograr cumplir sus amenazas.









El guión tiene un par de agujeros argumentales, los cuales no destripare aquí por no perjudicar a aquellos interesados en verla, pero, qué demonios, palidecen ante el ritmo y los juegos aquí propuestos, por lo que tampoco es que sea nada especialmente grave. De peores cosas nos hemos tragado todos.

Unas ideas que se me vinieron a la cabeza mientras procedía al visionado de “Non-Stop” es que el mensaje de esta película es una mezcla tanto de la paranoia generada por el trágico “11-S” (como deja entrever todo el clima de desconfianza aérea y de terrorismo), junto con el mensaje de esperanza de que juntos somos mejores. ¿Quizás es el film una crítica a la extrema seguridad que goza hoy en día el servicio aéreo estadounidense? Puede ser, ya que nos muestra la otra cara de la moneda.

En cuenta a las interpretaciones, destaca la inmensa labor de Neeson, en cuyos hombres recae la parte del león interpretativa. Es un actor de los grandes, cuya mera presencia llena la gran pantalla y este título no es ninguna excepción. Aplaudo con las orejas como logra meterse en la psique de un agente aéreo con secretos y como logra captar todos los matices interpretativos de tristeza, furia, impotencia y determinación que requiere su papel.

Julianne Moore ya me había llamado especialmente la atención hace unos meses con su papel de madre religiosa hasta límites insospechables en el remake de “Carrie”. Si bien considero que su labor no es en “Non-Stop” no es tan inconmensurable como en esa película, si que logra salir más que bien parada, dando el contrapunto que necesitaba el personaje de Neeson.

El resto de reparto cumple más que bien, y conjuntamente logran formar todo un carrusel de secundarios. Cada uno de ellos tiene un papel que va encajando como un engranaje en una maquinaria y pese a que alguno peca de excesivamente estereotipado, el promedio de los atores es muy decente.


En definitiva, “Non-Stop” es una película que recomiendo a todos aquellos que gusten de los thrillers, amén de aquellos que quieran dejarse evadir por un buen relato de misterio que hace que te muerdas efusivamente las uñas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario