11 abr. 2014

VIAJE HACIA EL MISTERIO: MÁS FUERTE QUE LOS MONSTRUOS


A las buenas. Hoy voy a reseñar en este blog uno de esos cómics que si bien no son obras maestras imprescindibles, si resultan ser de esos que son una lectura más que agradable. Me estoy refiriendo a “Viaje al Misterio: Más fuerte que los monstruos”.










Este tomo ha sido publicado por Panini en Marzo del 2014, conteniendo los números 646 a 655 USA de Journey into Mistery, editados por Marvel entre Enero del 2013 y Octubre del 2013. La guionista de estos tebeos es Kathryn Immonen, mientras que el dibujo corre a cargo de Valerio Schiti (con la única excepción de un episodio dibujado por Pepe Larraz).

Lo primero a aclarar es que pese a que Panini ha adornado la edición española con un nº 4 en el lomo, este cómic es completamente independiente de los anteriores volúmenes de Viaje al misterio protagonizados por la versión niña de Loki. Pese a que se ha aprovechado la numeración existente, las andanzas de Sif son fruto del relanzamiento de la serie con motivo del “Marvel Now” y suponen un punto y aparte a la colección.

O debería decir punto y final, debido a que todo el recorrido de la diosa asgardiana como protagonista de la serie (y ya puestos, el de la serie en si) llega a su fin en este único volumen con sus aventuras. Cosas de las ventas de la edición original. No obstante, eso no es inconveniente para afirmar que se trata de un material bastante recomendable, razón de más para felicitar a Panini por su valentía a la hora de optar por editarlo.

Estas historietas nos sitúan a una Sif que desea ser una mejor guerrera, una más poderosa para evitar que Asgard sea destruida tan asiduamente para la fecha (últimamente llevan una rachita considerable). El problema es que no va a ser un camino de rosas precisamente y va a ir tomando una serie de decisiones cuanto menso cuestionables, lo que hará que se aleje un tanto de la Sif bondadosa (aunque fuerte y decidida) que estamos acostumbrados a leer en las páginas de Thor.

El punto de partida nos permite contemplar a la protagonista desde una perspectiva rara vez vista: justo de eso, de protagonista. Si bien había protagonizado algún relato de complemento de la serie de Thor y hasta un especial propio hace un par de años (inédito en España), nunca había gozado de una cabecera donde se contasen sus andanzas en solitario. Y no ha resultado nada mal el experimento.

Desde el principio ya queda claro que esto no va a ser una mera fotocopia en femenino del título del Dios del Trueno. Nada de eso. Aquí la protagonista tiene una voz y un estilo propio, su manera exclusiva de hacer las cosas. Se trata de una mujer fuerte y decidida que no va a dejarse amedrantar por nadie. La mitología es compartida, claro, y personajes secundarios se repiten en ambas series, pero donde el Thor de Aaron se deja sentir como una obra deudora de los relatos de George R.R. Martin, la Sif de Immonen es más parecida al rico mundo de Geralt de Rivia.









El guión es inteligente y trabajado. Esta rebosante de acción y de épica, con escenas bastante adrenalíticas, pero no se descuide el tratamiento de personajes y la escritora consigue el mérito de hacernos sentir identificados con Sif y saber cómo saber en cada momento.

El manejo de la continuidad es muy acertado y se recuperan personajes y situaciones arraigadas al universo asgardiano, como puede ser la presencia de Volstagg y su progenie, las manzanas doradas o Bill Rayos Beta. Y no sólo eso sino que otros personajes alejados de dicho entorno, como es el caso del Superior Spiderman, en un cómic con diálogos memorables.

Antes he mencionado el sentido del humor de “Viaje hacia el Misterio”, por lo que no puedo dejar de mencionar guiños como incluir a los niños protagonistas de cierta mítica serie irreverente de animación. En la última imagen del post podéis comprobar a quien me refiero...

Queda demostrado con esta obra que Kathryn Immonen ha logrado participar en tebeos como este por mucho más que por ser la mujer de Stuart Immonen, ya que se trata de una guionista que se sabe lo que se hace, creando una obra que aúna diversión, épica y emoción a raudales.

Y es curioso que mencione a su marido Stuart en el párrafo anterior, ya que precisamente el dibujante Valerio Schiti podría pasar perfectamente por un sosia suyo. El estilo de ambos es como el de dos gotas de agua. La misma composición de página, los mismos rostros, la misma textura gráfica, la misma calidad… Espero poder seguir observando trabajos de este autor y comprobar su evolución. Por ahora como “doble” de Stuart Immonen me deja muy satisfecho, pero creo que puede sorprendernos en un futuro cercano.


En definitiva, este es un tebeo más que recomendable. Puede que no lo incluyese en ninguna lista de obras maestras, pero es que ni falta que le hace. El guión es muy bueno y está trabajado a fondo y los dibujos son excelentes. ¿Hace falta algo más para recomendar un cómic? Pues que entretenga al lector, y este lo consigue. Y con nota, además.





2 comentarios: