23 abr. 2014

SPIDERMAN: NOCHES DE NUEVA YORK


A las buenas. Pues como ahora Spiderman vuelve a estar en el candelero de todo el mundo, no sólo de los aficionados a los comics, pues vamos a hablar un poco de una lectura arácnida más que recomendable. Ante todos ustedes, Peter Parker, el Espectacular Spiderman: Noches de Nueva York.








Esta obra publicada por Panini en Marzo del 2014 pertenece a la colección Marvel Héroes y contiene los números 64 a 89 USA de Peter Parker, the spectacular Spider-Man, los cuales fueron editado por Marvel en su país de origen entre Marzo de 1982 y Abril de 1984.

El guionista que se encarga de estos tebeos es Bill Mantlo, ocupándose del dibujo artistas como Al Milgrom , Ed Hannigan o en una sorprendente colaboración especial, Fred Hembeck.

Este tomo es coetáneo y simultaneo al que apareció el año pasado conteniendo el Spiderman de Roger Stern y Romita Jr. Si aquel se nutria del material de la serie de Amazing Spider- Man, este volumen contiene el Spectacular Spider-Man de Bill Mantlo.

Las tramas de Noches de Nueva York van paralelas a las de ese tomo, aunque poseen un marcado propio que las hace especiales. Los guiones de Mantlo tienen un toque social, conteniendo mensajes acerca de las drogas, la posesión de armas y otros temas candentes ayer, hoy y siempre. Son cómics con una clara naturaleza que invita a reflexionar. El guionista deja muchas respuestas y conclusiones en el aire, dejando que sea el lector el que obtenga su propia conclusión final.

Otra característica de este tomo, es que aquí se hace hincapié en la faceta de Spiderman como héroe urbano, enfrentándolo a amenazas como Kingpin, Boomerang, enzarzándolo en una larga y épica guerra de bandas entre el Búho y el Doctor Octopus…







Y por supuesto, no me olvido de los plato fuertes del tomo: la creación de dos personajes míticos ochenteros como fueron Capa y Puñal (con su eterna cruzada interminable contra las drogas) y la relación entre Spiderman y la Gata Negra, quien en estos tebeos pasaría a la historia como una de las mejores parejas que tuviese jamás el trepamuros.

Realmente, estos cómics son muy sólidos en lo que a guión se refiere. Mantlo caracteriza excelentemente a los personajes y se detiene mucho en lo que a dotarlos de motivaciones, más allá de la típica historia de héroe contra villano. Realiza un excelso trabajo en proporcionar unas tramas a la serie que exceden el mero entretenimiento.

Otra de sus virtudes es la ya mencionada “conciencia social” de las historias, aplicada también incluso en la caracterización de personajes. A la mente me viene ahora mismo toda la construcción del tema de cierta enfermedad mental de la que padece Debra Whitman o el episodio (aparentemente cómico pero impregnado de tristeza) sobre el niño que era fan del Doctor Octopus y en el que se toca el asunto de la soledad infantil.

Hay muchas otras historias con mensajes, como la del político cuyo hijo es secuestrado, pero no me extenderé más en esto; basta insistir en que Bill Mantlo es un guionista que gusta que sus trabajos contengan muchas de sus inquietudes sociales. Inquietudes que desembocarían en una posterior carrera como fiscal del distrito, pero eso es otra historia…

También se maneja muy bien en el apartado de las relaciones amorosas, puesto que encumbro hasta el Olimpo al binomio Spiderman/Gata Negra, consiguiendo que la antigua enemiga del lanzarredes pasase a ser el complemento idóneo para la serie, proporcionando al tebeo un toque sexy, divertido y hasta picantón. Muy interesante también todo el triangulo amoroso Peter Parker/Gata Negra/Spiderman… y no del modo en que muchos se estarán pensando…









Los amantes de la épica y de la acción tampoco se sentirán defraudados, puesto que este tomo incluye grandes historias como la que he nombrado antes de la guerra de bandas entre Octopus y el Búho. Sin ánimo de hacer spoilers, para un servidor se trata de uno de los momentos decisivos entre Spiderman y su octópodo enemigo.

Sobre el dibujo, debo decir que es el punto débil del cómic, puesto que el estilo de Hannigan se ha quedado un tanto anticuado y Milgrom no es que sea uno de los dibujantes más apreciados por el grueso del fandom.
No obstante, si se me permite voy a decir que pese a sus carencias Hannigan es un buen narrador y se esfuerza en su composición de página. No se puede decir que se trate de un dibujante especialmente hábil, ni brillante, pero al menos se queda en un artesano que cumple. A duras penas, pero lo hace.

Milgrom, pese a ser despreciado por el gran público, es un dibujante que, en una postura totalmente subjetiva por parte de un servidor, siempre me ha caído simpático y de cuyo arte he sabido disfrutar. No seré yo el que niegue sus defectos, pero justo es reconocer que sabe dotar de fuerza a sus planchas y que tiene momentos donde se luce y sabe como impactar. En especial, en aquellas escenas más trepidantes.

En conclusión, pese a que gráficamente este tomo pueda deslucir gráficamente al lado de otros y no resultar tan visual, es de hacer justicia el destacar que merece la pena por sus grandiosos guiones, por contener alguno de los mejores cómics de Spiderman y por poder revivir de nuevo la relación entre Spiderman y la Gata Negra. Que quede claro que me apunto a posteriores tomos con más material de esta serie, así como seguiré haciéndome con el perteneciente a Amazing Spider-Man.  





2 comentarios:

  1. Buah,todo lo que hay en este tomito es canela fina,junto con el Amazing de Stern fue lo que me convirtió en fan del trepamuros gracias al coleccionable rojo

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo, las series de Spiderman estaban en esa época en estado de gracia y tanto los Amazing de Stern como los Spectacular de Mantlo son de esos tebeos imprescindibles para fans de Spidey.

    Tener este material en formato tomaco y en tapa dura, ya es el lujo definitivo :)

    ResponderEliminar