3 oct. 2011

LOS VENGADORES: EL SUPERVISOR


A las buenas. Hoy me gustaría hablar de un tomito que lo mismo ha pasado un tanto desapercibido en el panorama comiquero. Me refiero a “Los Vengadores: El Supervisor”.









Este volumen fue publicado por Panini en Agosto del 2011, conteniendo los cuatro números USA de la miniserie “Taskmaster”, los cuales fueron editados por Marvel entre Noviembre del 2010 y Febrero del 2011.

Los autores de esta obra son Fred Van Lente como guionista y Jefté Palo como dibujante.

Este tomito nos ofrece, recién salido de las páginas de “La Iniciativa”, la primera miniserie en solitario del Supervisor, uno de los más singulares personajes del Universo Marvel. En giro argumental que da la vuelta como un calcetín a todo lo que creíamos saber sobre el Supervisor, se nos revela que SPOILER cada vez que usa sus poderes de emulación de habilidades, pierde parte de su memoria. Tanto es así, que ha acabado olvidando su verdadera identidad. E incluso de que lado de la ley empezó realmente. FIN DEL SPOILER.

Este planteamiento, aunque contradice información previa que poseíamos sobre Tony Masters (nombre real del Supervisor), le sienta muy bien, dándole un toque recuerda a películas como las de la saga Bourne o incluso al “Memento” de Nolan. Incluso ciertas incoherencias sobre su origen y la nueva versión que se plantea en esta historia se puede justificar con la excusa de que SPOILER debido a que va olvidando su pasado, el origen anterior de sus poderes (en el que parecía ser un mutante que desde niño asimila las habilidades de los demás) pude ser interpretado como una invención de su mente. Como se puede ver en esta miniserie, en la versión real de su origen es adulto cuando consigue su particular tanto y es fruto de un suero FIN DEL SPOILER.










La historia que nos ocupa está llena de intrigas, enredos y giros que recuerdan poderosamente a una película de espías. Aunque el argumento también contiene muchos elementos superheroicos e incluso se encuentra salpicada con algunos toques de humor, fruto del talento de Van Lente.

Del guión nada se puede objetar. Me gustaría destacar lo importante que es hoy en día un planteamiento novedoso que renueve a personajes que llevan años e incluso décadas en danza. Y a fe mía, que el guionista lo ha conseguido con este revolucionario enfoque aplicado al Supervisor.

En cuanto al dibujo, me temo que es la única pega que puedo encontrar a la hora de recomendar este tomo. Hubiese sido mejor otro estilo de arte algo menos feista el que le hubiese sentado mejor a la historia. Incluso alejándonos de los cánones superheroicos estándar, gente como Alex Maleev o similares, hubiesen encajado mejor.

No obstante, pese a que el dibujo de Palo no me haya parecido el más indicado para ilustrar la obra, hay que reconocer que el guión es lo más importante en el conjunto de esta aventura, por lo que sigue siendo una buena lectura.

En conclusión, puede que el dibujo tire un poco para atrás a la hora de tomar la decisión de comprar o no este tomo, pero el que se decida por llevárselo a casa obtendrá como recompensa una lectura genial que destaca por innovar, algo que siempre es de agradecer.




No hay comentarios:

Publicar un comentario