4 oct. 2011

ULTIMATE FANTASTIC FOUR: EL CRUCE


A las buenas.  Como sabéis estamos en pleno 50 aniversario del nacimiento del Universo Marvel, que se inició a finales de 1961 con la publicación del primer número de los 4 fantásticos. Así que voy ir haciendo una serie de post de aquí a final de año para celebrar el evento como Odín manda. El primero de ellos va a ser una reseña de un tomo de la versión renovada del grupo, los Ultimate Fantastic Four, comentado el recopilatorio con el sobrenombre de “El Cruce”.










Este tomo, publicado por Panini en Septiembre del 2011 y perteneciente a la línea “Marvel Deluxe”, contiene los números 21 a 32 de la serie USA “Ultimate Fantastic Four”, editados por Marvel en su país de Origen entre Septiembre del 2005 y Octubre del 2006.

Los autores de esta obra son Mark Millar como guionista y Greg Land como dibujante.

Este volumen recopilatorio nos ofrece lo mejorcito de la versión Ultimate de los 4 Fantásticos, así dicho sin tapujos y sin paños calientes. Bien cierto es que, siendo francos, la versión “definitiva” de este grupo no contó con una serie regular de muy alta calidad. Pero esta docena de números son la excepción que confirman la regla, puesto que, junto al Ultimate Spiderman de Bendis y a los Ultimates de Millar (el mismo guionista de este tomo), de lo mejor de esta línea.

Son tebeos frescos, ingeniosos, en cierto modo provocadores, pero siempre geniales. Millar coge a la clásica “Primera Familia” de Marvel y la moderniza de una forma muy original. Olvidaos del viejo Reed canoso y de la Sue Storm madre de familia. Aquí tenemos a unos 4 F que rondan la veintena de años y son diferentes en cuanto a carácter y motivaciones. Richards sigue siendo un cerebrito, pero en estos números se nota que es algo más ingenuo que su versión clásica. Y es algo que va a condicionar mucho este volumen, creedme.

Por no mencionar a Sue, mucho más liberada que su homóloga de la tierra 616. Además, no cumplen del todo la misma función en la estructura familiar, debido a que el puesto de cabeza de familia lo cubre el padre de los Storm. Más bien este grupo de 4F parecen los hijos rebeldes que salen a hacer sus superheroicidades cuando papá no les mira. Olvidaos también de una Nueva York que tiene endiosada a este grupo. Aquí, son poco menos que unos parias que ocasionan más problemas que los que solucionan.










Sin duda, Millar ha revolucionado la concepción y estructura de los 4 Fantásticos. No obstante hay una importante faceta que comparten con los originales. Y es que esta panda son, por delante de superhéroes, unos investigadores. En mayor o menor medida todos los argumentos de los diversos arcos argumentales de la obra tienen un trasfondo de investigación con tono científico. Y es que, lo que funciona, mejor no menearlo.
El tono de las historias es una mezcla entre científico, como acabamos de señalar, superheroico y terrorífico. ¿Terrorífico? Pues sí. En esta recopilación hacen su primera aparición unos seres y un mundo que tuvieron tanto éxito que empezaron a llover las miniseries y especiales protagonizados por dichos seres. Me refiero a los Marvel Zombies, un Tierra donde los héroes de Marvel fueron infectados por un virus que les convirtió en devoradores de carne humana. 

Millar es un guionista con un tono muy personal, y si bien en esta serie se contuvo, en cuanto a su humor gamberro en comparación a otras de sus obras, si que esta presente aunque en menores dosis. Lo que es innegable es que las buenas ideas abundan por doquier en estas historias, así como los diálogos ingeniosos y la calidad. Esto último es fundamental para hacerse con el tomo. Tenéis mi palabra que este recopilatorio es una muestra de lo que puede dar de sí un guionista tan capacitado como Millar.

En cuanto al dibujo, es cuestión de gustos. A mi, sencillamente, Greg Land me apasiona. Me encanta el tono fotorrealista que da a sus planchas, el cual luce mucho. Y más a un formato más grande que el de un cómic, como es el caso que nos ocupa. Puede que no sea muy fluido narrando, pero lo suple de sobras con composiciones espectaculares y con una belleza gráfica de las que quitan el hipo.

En resumen, es un pecadillo no tener en la tebeoteca este tomo. Ya tenéis “deberes” para hoy.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada