18 oct. 2011

X-MEN: LEGADO: LA PECERA DE PÍCARA

A las buenas. Hoy me gustaría comentar un “sleeper” o cómic sorpresa que para mi ha sido todo un descubrimiento. Me estoy refiriendo a los números 54 a 68 de “X-Men:Legado”, editados por Panini entre Junio del 2010 y Agosto del 2011, que contienen una etapa a la que nos referiremos como “La Pecera de Pícara”. Los autores de los presentes cómics son Mike Carey como guionista y varios dibujantes como Daniel Acuña, Clay Mann, Yannick Paquette, Paul Davidson y Harvey Tolibao.












Una cosilla, vamos a obviar en esta reseña los números 61 a 63 de X-Men: Legado de la reseña, puesto que forman parte del cruce “Advenimiento” y como son partes sueltas y trozos de una historia, así que nos la saltaremos. Los tebeos que si vamos a comentar  contienen los números 224 a 234 y 238 a 244 de la serie USA “X-Men: Legacy”, además del annual 1 de la misma. Todo este material ha sido editada por Marvel Comics en su país de origen entre Noviembre de 2009 y Marzo de 2011.



A título personal he de reconocer que deje la serie tras finalizar su periplo como Xavier protagonizando la cabecera. Me pareció, y que conste que es una opinión personal, que el titulo había perdido el rumbo contando historias aburridas y mediocres, por eso abandone la serie. Sin embargo hace poco cayeron en mis pecadoras manos los episodios siguientes, en los que X-Men: Legado cambio de esencia, dando un muy saludable giro de 180 grados.
 
En lo sucesivo, la colección paso a ser lo que ya he denominado “La Pecera de Pícara” pues ahora el rumbo que pasa a tomar la cabecera es el de contarnos como la mutante sureña se ocupa de varios jóvenes mutantes, que les cuentan sus inseguridades y problemas. La cosa se pone aún mejor cuando un Magneto que pasa a militar en las filas de la Patrulla-X pasa a colaborar con Pícara y se muestra más que interesado en pasar a ser un interés romántico para la chica.











Con esas premisas, la serie se convierte en una lectura que engancha y atrapa al lector. Una vez te sumerges en sus páginas, es imposible soltarla. En apenas un día me leí todos los ejemplares a los que hago referencia y el regusto que dejo en mí, es que esto es material de primera. Para los fans mutantes en particular, es más hasta para los lectores de comics en general, debería de ser de manual. Las relaciones interpersonales no podrían ser mejor tratadas y las amenazas creíbles e interesantes. 

Un dato muy curioso es que hace ya años que Pícara dejo de interesarme como personaje, debido a que la creía más que quemada y desgastada. Pensaba que ya no se podría contar nada interesante con ella. Estos tebeos han conseguido ahora que recobre el interés por ella y que me vuelva a importar seguir sus andanzas, lo que ha sido todo un logro.

Sobre el dibujo, pues hay de todo. Sin dudarlo el mejor de todos los artistas que ilustran estos cómics es Acuña, con trazo grácil y de tintas aguadas. Cada una de sus planchas es un placer visual, con composiciones exquisitas y un excelente acabado. Sobre el resto de dibujantes, pues cumplen sobradamente y ayudan a mejorar aún más las historias de Casey, lo que no es moco de pavo. Yo hubiese mantenido a Acuña como autor de X-Men: Legado, pero al no poder ser, por lo menos sus sustitutos son cumplidores.

Como conclusión diré que si estáis cansados de lecturas mutantes insulsas, dad un tiento a estos tebeos. Lo mismo cambian vuestra concepción acerca del asunto y renováis vuestras ganas de reincorporaros a la serie.









5 comentarios:

  1. Legado es un cómic bastante interesante, además, aporta una lectura mutante de calidad a aquellos a los que el concepto de Utopía, los guiones de Fraction o los dibujos de Land mantienen lejos de Patrulla-X. Sobre los dibujantes, debo reconocer que Acuña me impresionó mucho cuando vi su primer trabajo como dibujante completo en la mini Uncle Sam and the Freedom Fighters, pero desde entonces, me ha dado la impresión de que ha ido cuesta abajo...

    ResponderEliminar
  2. A mi personalment em eha gustado mucho la labor de Acuña en los tebeos que ha colaborado de X-Men: Legado, pero te reconozco que no he leido ese tomo de Uncle Sam.

    Y coincido en que esta serie es una alternativa más que decente a la Patrulla-X, serie que también sigo y me gusta, pero me consta que Fraction y Land tienen sus detractores.

    ResponderEliminar
  3. ¿Detractores de Fraction y Land? ¡¡Oneyros, manifiestate, te llaman!!

    ResponderEliminar
  4. "La cosa se pone aún mejor cuando un Magneto que pasa a militar en las filas de la Patrulla-X pasa a colaborar con Pícara y se muestra más que interesado en pasar a ser un interés romántico para la chica."
    No he leido este cómic ni tengo ningún conocimento de la imnensidad del mundo X-men ,pero el "feeling"como pareja de Picara y Magneto venia ya de antiguo,con Claremont guionizando,y Picara en la tierra salvaje después de haber salido del lugar peligroso...(es que me pille un dia un "cacho tomo"titulado: Grandes dibujantes "X-men Jim Lee"y ahí contaban esa historia,)y cuando la leí me sorprendió ver una relación entre Picara y Magneto,estando éste último una vez mas "reformado",aunque la relación no llegó a cuajar porque Magneto volvió al mal de nuevo....
    Y,de Picara,lo último que supe de ella(vuelvo a repetir que no soy asiduo de los X-men)es que la habian echado de la formación principal de los X-men por desobedecer una orden directa de Ciclope durante"Second Coming"....

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido al Blog Xavi!!!!

    Correcto!!! Todo eso de la Tierra Salvaje que mencionas, se tiene muy mucho en cuenta, ya que se hace referencia a esos acontecimientos en la presente etapa que reseño, así que se van retomando cabos sueltos y en estos números, se le va sacando jugo a la situación :)

    Pues como consecuencia de lo que dices de la orden de Cíclope a Pícara, también se trata en estos episodios, donde vemos como Pícara pasa a ser consejera de los estudiantes, quitándola Scott de primera línea de batalla. Aunque ya se sabe, los mutantes encuentran problemas aunque no los busquen.

    ResponderEliminar