18 abr. 2013

POSESIÓN INFERNAL


A las buenas. A lo tonto a lo tonto, ya nos estamos acercando nuevamente al fin de semana y hay que ir buscando que planes hacer. Pues bien, yo os propongo que os acerquéis al cine a ver “Posesión Infernal”, de título original “Evil Dead”.





Este film ha sido dirigido por Fede Álvarez, sobre un guión elaborado por él mismo junto a Sam Raimi, Diablo Cody y Rodo Sayagues Mendez. El reparto cuenta con actores prácticamente desconocidos para el gran público como pueden serlo Jane Levy, Shiloh Fernandez, Lou Taylor Pucci, Elizabeth Blackmore o Jessica Lucas.
Como probablemente todo el mundo sabe a estas alturas, este film es el remake de una película de culto del mismo nombre, la cual fue dirigida por Sam Raimi (quien ya hemos dicho que colabora en el guión de esta entrega) en 1981 y protagonizada por el gran Bruce Campbell . “Posesión Infernal” ha sido y es un referente del cine de terror de los ochenta y en su momento contó con dos secuelas: “Terroríficamente Muertos” y “El Ejercito de las Tinieblas”, siendo para un servidor “Terroríficamente Muertos” la mejor parte de la saga, al menos hasta el momento.
El argumento del remake que nos ocupa es básicamente el mismo que el de la película original. Un grupo de amigos se va a pasar unos días a una cabaña aislada en un bosque; y lo que parecía que iba a ser una escapada tranquila, acaba convirtiéndose en una espiral de muerte y gore cuando encuentran un libro misterioso que… Y hasta aquí podeos seguir contando.
Entrando a valorar el film, dejadme que os diga que es un digno sucesor de la saga. Este nuevo punto de partida ha sabido captar la esencia de la misma. Para empezar, el guión demuestra estar más trabajado que en el film original, ya que se razona mucho mejor los motivo que tienen los protagonistas de “Posesión Infernal” para quedarse en la cabaña de marras, así como de desconfiar de las supuestas alucinaciones de los acontecimientos que van pasando.
Pero no sólo por eso, sino que los giros que da el argumento de la película demuestran ser muy astutos y te pillan con los pantalones bajados, seas o no un seguidor de la saga. Y es que los responsables del film se han preocupado de no contar una historia demasiado predecible, de tal forma se aseguran que el espectador se mantengan bien pegado a la butaca, pendiente de los requiebros argumentales.





Pero, cuidado, que esto no significa que la película no esté repleta de guiños a los fieles seguidores de la saga. Es más, al contrario. Un buen puñado de situaciones y de momentos son claros homenajes a los films originales. Y lo mejor de todo es que la cosa no queda en un “ahora mete un guiño tal cual y ya está”. No, si se hacen es dentro de una situación nueva y no limitándose a ofrecer lo visto décadas atrás. Esto es rendir culto al pasado pero mirando hacia el futuro. Y no da para nada la sensación de que ya has visto este film; esa es la gracia de un remake con guiños bien hecho.
Como único punto flaco de “Posesión Infernal” citaría la falta de personajes con autentico carisma como Ash, la piedra angular de la saga de Sam Raimi. Los jovenzuelos que pasean por aquí no es que lo hagan del todo mal, pero aún tienen que comer muchas habichuelas y algunos de los miembros del reparto están muy poco esbozados. No obstante, cumplen y por lo menos le ponen ganas a la cosa. Eso sí, alguna excepción ahí y el personaje que parece una versión joven de “El Gran Lebowski”es toda una joya y el más carismático del film.
En lo referente a escenas de gore y sangre, pues como os podéis imaginar viendo simplemente alguno de los trailers, aquí vamos más que bien servidos, con tripas y ulceras a cascoporrillo. Como no podía ser de otra forma en una “Posesión Infernal”. Si sois gente de estomago sensible mejor que no veáis la película porque lo vais a pasar mal. Especialmente espeluznante me parece la escena con el cuchillo y la lengua… Eso sí, los amantes del buen gore, que vayan preparando las palomitas que esto es diversión de la buena. Unas risas, sin caer en el nivel cuasi autoparódico de “El Ejercito de las Tinieblas,  seguro que se van a hacer.
¿Era necesario un remake del film de los ochenta? Pues rotundamente sí. Es una película con mucho encanto, pero que revisada hoy en día puede cantar un poco y se ha quedado algo desfasada. Afortunadamente, este remake consigue tener un nivel de calidad que llega, en mi modesta opinión, a superar al de la entrega original. Aunque que conste que mi film favorito de esta saga continua siendo “Terroríficamente Muertos”.
En definitiva, “Posesión Infernal” es una película que va a garantizaros 90 minutos de diversión, siempre que seáis amantes del gore y las vísceras. Si sois fans de las entregas originales de la saga, preparaos a disfrutar. Y en caso contrario, está es una oportunidad de oro para aficionarse a ella.





No hay comentarios:

Publicar un comentario