7 abr. 2013

SPRING BREAKERS



A las buenas. Tarea un poco complicada la que emprendo en esta entrada, puesto que voy a reseñar Spring Breakers.







Spring Breakers es una película dirigida por Harmony Korine y protagonizada por James Franco, Selena Gomez, Vanessa Hudgens, Rachel Korine y Ashley Benson. 

Su argumento es tan sencillo y a la vez tan complejo como el siguiente: 4 chicas un tanto descocadas cometen un acto delictivo y se van a vivir la vida loca durante unas vacaciones de primavera en la playa. Allí conocerán a ciertos elementos un tanto indeseables que les van a llevar por el camino.

Al principio de la entrada he mencionado que se trata de una tarea algo difícil la de reseñar este film. Y eso es porque Spring Breakers no es una película al uso. No se puede negar que un vistazo superficial a la película, se denota cierto acercamiento a una estética cercana a un videoclip, a un producto de la MTV o una influencia de los productos “Shore”. Pero eso es tan sólo quedarse en la superficie y no entender el meollo de la película.

Si, es innegable que las tetas, culos y el morbo están presentes, y a nadie le amarga un dulce, pero eso es no rascar la superficie. Porque si bien esos elementos se encuentran presentes a lo largo de toda la obra, no únicamente cumplen la función de provocar y buscar llenar la sala con el morbo gratuito. Esos elementos se encuentran allí porque pretenden hacer un retrato de cómo es percibida la “Generación MTV” (o “Generación Choni”, llámenla como ustedes gusten) y para ello hace falta mostrar aquello que la caracteriza, para así poder hacer una deconstrucción de la misma. 

O lo que es lo mismo para poder criticar algo, es necesario mostrarlo tal y como es. Y ese viene siendo la función de Springbreakers, mostrarnos como puede llegar a ser de digámosle “atrevido” cierto sector cultural para luego hacernos un zas en toda la boca y desmontarlo por completo, viendo su lado no tan agradable.

No señores, esta no es una película que se regodee en los aspecto sexuales y sensuales que en ella abundan, sino que se usan como plataforma para criticar aspectos de la sociedad actual usando a su vez esas mismas armas que critica. Rizando el rizo.









Al principio puede costar un tanto entrar en la trama del film, ya que su ritmo al estilo videoclip puede desorientar al principio, pero una vez entras en la trama, está llega a enganchar. Pese a que quizás puede sobrecargar su formato a cierto tipo de espectadores, no lo sé. 

Ciertos recursos empleados en la dirección me han traído reminiscencias de la reciente “Salvajes” de Olivar Stone. Que por cierto, ambas tienen bastante en común, aunque esta Spring Breakers es más provocadora en cierto sentido.

Hay que reconocer que el guión del film no es que sea excesivamente original, ya que todos hemos visto millones de veces la historia de las jovencitas que se desmelenan y luego todo se les va de las manos. Pero ¿a día de hoy que hay verdaderamente original? Aquí lo innovador no es lo que se cuenta, sino el cómo se cuenta.  Y ahí brilla realmente Spring Breakers.

Las protagonistas del film son “chonis choneando” y la verdad es que si uno ha tenido la oportunidad de contemplar en vivo y en directo a esta fauna, la verdad es que el film las ha clavado. Aunque se permite la libertad de tomarse ciertos excesos en ese patrón de conducta, en especial los últimos diez minutos de la peli, pero bueno, se lo perdonaremos.

Las actrices protagonistas desde luego abandonan su rol archiconocido de princesas Disney en lo que se refiere a Selena y a Vanessa (aunque esta última empezó ya a desetiquetarse con la algo infravalorada “Sucker Punch”) A mi por lo menos no se me pasa por la cabeza ni tan siquiera que vaya dirigido Spring Breakers al mismo público que el de High School Musical, ni de coña. Como comprenderéis, no conozco a estas chicas en la vida real y no sé cómo se comportaran en su día a día, pero verdaderamente clavan el papel de chonis. 









James Franco vuelve a demostrar que es un valor en alza y su interpretación de un Gangster con relativo buen corazón le ha quedado bordada. Este hombre cada vez va haciendo ver lo que vale y aumenta a pasos agigantados su cache. 

Como curiosidad, quisiera decir que la música juega un papel muy relevante en el film. No tanto a nivel del guión y la trama, sino formando parte a nivel estético del envoltorio en que se nos presenta Spring Breakers. A mí me ha recordado mucho a la banda sonora de “Drive” de Ryan Gosling.

En definitiva, ved esta película que seguro no os defrauda. A mí me ha gustado mucho y me ha parecido más que notable esta crítica realizada precisamente con la estética de aquello que crítica. Indiferente no deja a nadie, eso desde luego.       


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada