15 abr. 2013

THE WALKING DEAD: PRIMERA TEMPORADA


A las buenas. Hoy quisiera hablar de “The Walking Dead”, una de las series de tv que más está dando que hablar en los últimos años. Aclaro que voy a ir haciéndolo poco a poco, temporada a temporada. Así que sin más demora arranco comentando la primera, la cual constó únicamente de 6 episodios de una media de 45 minutos cada uno.





Como muchos sabréis, está serie de televisión está basada en el exitoso cómic del mismo nombre escrito por Robert Kirkman y dibujado por Tony Moore y Charlie Adlard. Nos cuenta como un grupo de supervivientes, encabezados por Rick Grimmes, tratan de vivir en un mundo en el que una plaga de origen desconocido ha hecho que los muertos cobren vida y los zombis campen a sus anchas.
La serie de televisión cuenta con la misma premisa y se encuentra protagonizada por actores y actrices como Andrew Lincoln, Jon Bernthal, Sarah Wayne Callies, Laurie Holden, Jeffrey DeMunn, Steven Yeun, Scott Wilson, Norman Reedus, Emma Bell, Chandler Riggs, David Morrissey, IronE Singleton, Melissa McBride o Jeryl Prescott.
Hay que decir que el propio Robert Kirkman colabora activamente en el proceso de realización de la serie, amén de incluso escribir alguno de los episodios, por lo que la fidelidad hacia el cómic en que se basa está en cierto modo asegurada. Hasta incluso el autor aprovecha para sacar partido a situaciones que en el cómic concluyeron quizás demasiado deprisa. Y estoy pensando por ejemplo en cierta situación que incumbe a Rick y a Shane. Por supuesto, no encontrareis Spoilers por aquí.
Como ya he apuntando antes, al menos en la primera temporada, la fidelidad hacía el cómic es bastante alta. Aunque también hay espacio para situaciones totalmente nuevas, como ya contaré más adelante. Así las cosas, en este arranque de la serie tenemos la primera toma de contacto con los protagonistas y como Rick va descubriendo el mundo de pesadilla, y como se nos va mostrando el nutrido grupo de personajes secundarios. Ay, lo que me está costando morderme la lengua en este punto de la reseña.






Siguiendo esa norma de fidelidad al tebeo, he de decir que hasta la caracterización física de los actores dan casi perfectamente el pego. Quizás Rick tiene una cara de panoli más de lo deseable por un servidor, pero yo aplaudo con las orejas de lo fidedignos que han quedado, tanto físicamente como de personalidad. Ves a Dale, Andrea o a Glenn y piensas que no podían haberlos clavado más.
Encima, se toman la libertad de introducir a nuevos personajes que dan muchísimo juego, como es el caso de Merle o Darryl, los cuales dan lugar a situaciones inéditas en los cómics, pero que en la serie de tv sirven para mantener los ojos del espectador abiertos como platos. Siempre es bueno que todo show tenga sus personajes carismáticos y es innegable que “The Walking Dead” tiene de sobras.
En lo referente a más novedades, el vuelco que da esta pequeña temporada en sus dos últimos episodios es cuento menos sorprendente y lo cierto es que el giro de guión es apasionante y te deja todo el rato en tensión.
Precisamente esa tensión y el suspense están presentes en todo momento en la primera temporada, manteniendo una atmosfera de misterio y angustia. Desde luego vivir en un mundo donde ha sucedido un apocalipsis zombi tiene que ser cualquier cosa menos tranquilo. Y esa sensación de peligro y amenaza constante queda siempre latente.
Los Zombis de la serie dan en verdad canguelo, ayudando a elaborar ese marco de terror. Si bien es cierto que se les puede haber colado algún extra zombi que desentona un poco, por regla general se han currado bastante a los infectados de la serie. Yo veo a uno de los caminantes por la calle y no salgo corriendo porque me he cagado encima del susto. Un gran punto a favor hacia la serie por haber cuidado este importante “detallito”. Funciona, a todo esto, muy bien el que nunca se revele el origen de la plaga, ya que así la sensación de suspense y terror se incremente aún más. El preocuparse de si los protagonistas van a sobrevivir o no, es una constante ya desde el inicio del programa.






Pero no solo de zombis y de sustos vive el espectador de “The Walking Dead”, ya que el plato fuerte es la caracterización y desarrollo de personajes. Si bien es un rasco que se acentuará en posteriores temporadas, los conflictos entre los protagonistas de la serie son los que llevan el motor de la misma. ¿Verdad que el espectador se preocupa por conocer más del mítico triangulo amoroso que deambula por aquí? Ojo, con esto no digo que no sean impactantes los ataques de una horda de zombis, que lo son y mucho. Lo que quiero decir es que impresiona más ver lo bien construidos que están los personajes y el juego que da su caracterización e interacción. Muchas veces, como sucede por ejemplo en el 1  x 2 o en el 1 x 6 no son los caminantes la principal amenaza, sino los cismas que se dan entre los protagonistas humanos.
Y es que una serie que trate acerca de la supervivencia y de las relaciones (no necesariamente de pareja, ojo, me refiero más bien a la mezcla e interacción de personajes) que tienen entre si los protagonistas es algo que suele gustar a casi todo el mundo, como ya demostraron las primeras temporadas de Perdidos.
Terror, misterio, tensión, buenos personajes espléndidamente caracterizados, gran trama y desarrollo de los protagonistas… ¿Se puede pedir más? No lo sé, pero “Walking Dead” nos lo da. No voy a decir humor, porque la verdad es que al menos en la primera temporada bien poquito hay, pero si es cierto que no se privan de incluir ciertos homenajes a la “cultura zombi”, como puede ser que (OJO AQUÍ VIENE UN SPOILER ) el primer caminante mostrado en la serie sea una niña transformada en zombi, al igual que en la excelente “El Amanecer de los muertos”, versión de Snyder actualizando la clásica Zombie de Romero( FIN DE SPOILER)  o que al principio del episodio 1 x 4 aparezca un paraguas, símbolo de la mítica corporación Umbrella (aunque con el color cambiado), los villanos de la saga de videojuegos zombi por excelencia, Resident Evil.
En conclusión, la primera temporada de “The Walking Dead” me parece excelente, de matrícula de honor. Tanto por el aspecto “serie de terror” como por el de “serie de desarrollo de personajes”. Por lo menos esta “first season” de 6 episodios es una pequeña maravilla. Más adelante, iremos comentando posteriores temporadas de “The Walking Dead”, para ver cómo va evolucionando la cosa.



2 comentarios:

  1. Pues la segunda temporada es bastante mala, eso si, luego la tercera mejora tanto que casi parece otra serie.

    ResponderEliminar
  2. No he completado el vsionado de la primera temporada y apenas he visto los primeros episodios de la misma, pero de momento, me está gustando. Si es cierto que están más de chachará en la segunda tmeporada, pero de momento no me ha desagradado :)

    ResponderEliminar