6 abr. 2013

SUPERMAN: HIJO ROJO


A las buenas. Hoy quisiera una novedad de este Salón del Cómic que en mi modesta opinión considero que merece mucho la pena. El tomo al que me refiero es a Superman: Hijo Rojo, guionizado por Mark Millar y dibujado por Dave Johnson y Kilian Plunkett.





Este recopilatorio ha sido recién reeditado por ECC en Abril del 2013, conteniendo los tres números USA de la miniserie Superman: Red Son publicados en los USA durante 2003. Por cierto, no es ni mucho menos la primera edición de esta obra en España. Ya ha sido editada con anterioridad tanto por Norma Editorial como por Planeta De Agostini. Lo cierto es que, pese a que ya leí en su momento, no poseía ninguna edición de Hijo Rojo, así que he aprovechado esta última reedición para adquirir la obra.
¿De qué trata este tomito? Pues de qué un científico llamado Jor-L envió a su único hijo en una nave espacial, mientras que su planeta moribundo se aproximaba a su probable fin… Un momento. ¿Pero este no es la historia de Superman de toda la vida?, preguntareis con toda la razón del mundo. Pues no, miren ustedes. El motivo es que el tebeo nos muestra una tierra alternativa en que las cosas no sucedieron como en el Universo DC tradicional. Aquí el cohete de Superman aterrizó en la Unión Soviética.
En efecto, Superman: Hijo Rojo cuenta lo que hubiese sucedido de haber sido criado el Hombre de Acero bajo un régimen comunista. Como he comentado antes, en su publicación en lo USA fue originalmente una miniserie de tres números. Pues bien, cada uno de ellos está ambientado en un periodo distinto. El primero de ellos nos narra la aparición de Superman, el segundo como se va asentando en el poder, mientras que el tercero nos cuenta el ocaso de su régimen.
No se puede negar que Millar ha sabido tejer una gran historia. Como os podréis imaginar, el tomo tiene una doble lectura bastante significativa en todo momento que nos invita a la reflexión. Pero nada de panfletismo barato, sino una crítica tanto hacia el capitalismo como al comunismo. Mostrando en ocasiones los puntos débiles y fuertes de ambos sistemas. Una vez leído el cómic cada cual es libre de juzgar libremente.





Obviamente no sólo de lecturas políticas vive esta historia, ya que en tal caso no estaríamos hablando de un gran cómic. Hijo Rojo es una lectura apasionante que sorprende a cada página. A poco que se haya seguido la trayectoria de Millar resulta evidente que se trata de un guionista rompedor e innovador, famoso por epatar en su público. Ni que decir tiene que aquí lo vuelve a hacer, con situaciones vibrantes y diálogos ingeniosos a la par que mordaces.
Quisiera resaltar que además el escritor coge los elementos típicos del Último Hijo de Krypton y les da una nueva vuelta de tuerca, estando todo el relato plagado de homenajes a personajes, situaciones y referencias a la mitología de Superman. Aquí nos podemos encontrar a Lois Lane (Luthor), a Lex Luthor, Brainiac, el Daily Planet, etc. Pero bajo una óptica nueva que nos lo presenta tan interesantes que parecen hasta nuevos, conservando el encanto de las versiones originales. Parece que me contradigo un poco, pero así de complejo es Mark Millar, oigan.
Ah, un detalle a resaltar es que no sólo aparecen redefinida la mitología de Superman, sino que tenemos presente elementos extraídos del Universo DC en general, como es el caso de una interesante Wonder Woman, un sorprendente Batman, los Green Lanterns, etc. Todo lo dicho en el párrafo anterior puede aplicarse a este.
Sobre el dibujo, pues como muy bien señalan en la introducción del tomo, hay que decir que recuerda poderosamente a los dibujos animados de Superman de los años 50. Aunque lo mismo soy yo, pero también he observado alguna reminiscencia de Mike Mignola, pero no me hagáis mucho caso.





Lo que está claro, al menos a mi parecer, es que funciona a las mil maravillas a la hora de crear un ambiente que hace que te metas dentro de la historia. La narración fluye que es un gusto y las páginas se pasan con avidez. Y me funciona muy bien, creando una atmosfera idónea.
Un detalle también que quisiera comentar sobre “Hijo Rojo” es su sorprendete final. O sus sorprendentes finales. Primero tiene uno que es SPOILER SPOILER una mezcla del del Caballero Oscuro de Frank Miller con el ¿Qué le sucedió al Hombre del Mañana? De Allan Moore FIN DE SPOILER SPOILER, y luego cuando todavía no te has recuperado, va Millar y te vuelve a desencajar la mandíbula con un nuevo final de esos inesperados…
En definitva, Superman: Hijo Rojo es uno de esos tomos que bien merecen estar en la tebeoteca de todo aficionado a los cómics, sea fan o no del Último Hijo de Krypton. Es un recopilatorio que brilla por méritos propios. Muy recomendado.




2 comentarios:

  1. Superman no es santo de mi devoción, pero este comic me devolvió la fe en el hombre de acero, que pasada tanto él como los secundarios y las nuevas relaciones que se establecen entre ellos en este mundo alternativo.
    Que ganas de jugar con el Red Son en el nuevo juego de Gods among Us!

    ResponderEliminar
  2. Pues aunque suene raro, yo hasta hace unos años no era para nada fan de Superman, a excepción de la etapa clásica de Byrne y cosas aisladas como la Muerte de Superman o los números de Moore.

    Pero gracias a buenos comics con el Superman de Loeb (pese a quien le pese), Nuevo Krypton, los números de Johns y Frank, el All Star Superman, etc. ahora soy un verdadero creyente de Supes.

    Que ganas de jugar al God among Us en general :)

    ResponderEliminar